Compartir

Santi Cazorla cumple 30 años y, en este momento, está pasando por una de las situaciones más duras de su carrera desde que se lesionara el tobillo y, debido a una infección, ha pasado un calvario de casi dos años. El centrocampista asturiano cumple años casi recuperado de esa fatídica infección y con ganas de volver a los terrenos de juego.