Compartir

Samuel Umtiti hizo saltar las alarmas ante el Celta de Vigo con una lesión muscular. Una vez conocido su tiempo de baja, el central más en forma de la plantilla azulgrana caía lesionado y hacía prever los peores presagios. 

Dos semanas de baja, perdiéndose los octavos y cuartos de final de Copa y el partido más importante en lo que va de temporada, el clásico ante el Real Madrid.

Con Mascherano lesionado para un mes, solo Piqué y Vermaelen quedaban como centrales sanos en la plantilla, por lo que Valverde se ha visto obligado a tirar del central del filial David Costas en las convocatorias. Sin embargo, ante los rumores de la posible salida del argentino y muy discutido por su rendimiento ante las numerosas lesiones que ha sufrido, el zaguero belga se ha reivindicado delante de todo el mundo.

Ante el Villarreal, recuperó 13 balones, se complementó a la perfección con Piqué y se deshizo sin tapujos de Bakambú. Una carta inmejorable de presentación de cara al tramo decisivo de la temporada. Valverde ha sabido sacar rédito del ex del Arsenal, algo de lo que Luis Enrique no fue capaz, por las lesiones que sufría constantemente y también por su apuesta por Mathieu, Mascherano y en último momento, Umtiti.

En caso de marcharse el futbolista argentino, Vermaelen pasaría a consolidarse como tercer central, mientras que para último central sería decidir entre fichar a Yerri Mina o apostar por David Costas.