Compartir

Paul George es unos de los grandes jugadores de la NBA y no es raro verle hacer alguna que otra finta o gambeta para deleite del respetable. En esta ocasión, en el partido que enfrentaba al equipo de George, Thunder, y al de Lamb, Hornets, dejó esta delicatessen con rotura incluida.