Compartir

El brasileño nunca deja de sorprender y no para de dejarnos joyas allá donde va con su fútbol, sus gambetas y su magia. El gaúcho metió un espectacular gol desde más allá del centro del campo y volvió a dejar plasmada su insignia por otro campo más del mundo.