Compartir

El Vicente Calderón está viviendo sus últimos meses de vida. Sin embargo, sí que hay un estadio que ha visto la luz al final del túnel, el Pontiac Silverdome “descansa en paz”.

Fue demolido, en un segundo intento. La primera vez, los explosivos colocados no fueron suficientes para que el estadio cayera y se mantuvo en pie como si nada hubiera pasado.