Compartir

El futbolista de 34 años espera conocer si sufrió daños en su visión a largo plazo, ya que también fue suturado en su ojo izquierdo.

Neil Aspin, entrenador del Port Vale, declaró tras el incidente que están todos “consternados por él y su familia. No esperas ir a una cancha y ver la magnitud de las lesiones que él sufrió el martes. Fracturarse el pómulo, la cuenca del ojo, la nariz y la muñera en el mismo accidente. Nunca había escuchado algo así en toda mi carrera”. 

Aún se desconoce cuánto tiempo permanecerá de baja el jugador, que abandonó el hospital al día siguiente del incidente. Declaró su agradecimiento “a todos los que se han preocupado por mí tras el accidente“, y dijo que “después de años de carrera sin problemas, he sufrido las dos peores lesiones que se pueden imaginar en los pasados 18 meses. Pero la más reciente puede acarrear problemas a largo plazo y en este momento no sabemos la magnitud del golpe en mi ojo”.