Compartir

La Copa del Rey es una competición para hacer soñar a los equipos pequeños, y anoche varios de ellos tuvieron esa oportunidad, pero el Formentera fue el que consiguió la mayor proeza de todos ellos, ya que consiguió la victoria en la última jugada del partido.

San Mamés no se tomó muy bien este gol y se vieron algunos pañuelos para despedir a un equipo que parece diferente al del año pasado, ahora llega el Madrid al estadio vasco, veremos que ocurre con el conjunto rojiblanco.