Compartir

Una jugada que parecía acabar en técnica, supuso la primera expulsión en la carrera de LeBron James, que se marchó bastante enfadado al vestuario tras la decisión del árbitro.

Cleveland Cavaliers, acabó ganando el encuentro por 108-97 ante Miami Heat a pesar de que James no jugó los últimos 14 minutos de partido.