Compartir

Parecía que se había acabado una relación con buen sabor de
boca para ambos, a Russel le habían formado un Big-3 para competir en la NBA y
Kevin se había ido a uno de los equipos más ganadores de la historia, hasta ahí
todo bien, pero parece que continua habiendo cuentas pendientes entre ellos y
ayer salieron a la luz.

En el final de una jugada de ataque de Golden State Warriors
en la que Wesbrook le roba el balón a su excompañero y se encaran entre ellos.