Compartir

Era su debut en las finales de la ATP y lo hizo de manera
triunfal en el O2 de Londres, una Copa de Maestros bastante 'light' por la
falta de los que otros años fueron los que se presentaban, sumados a la
retirada de Nadal y a la sorprendente eliminación de Roger Federer en las
semifinales del torneo.

Una carrera empañada por el parecido en su juego al maestro
de maestros, don Roger Federer, y es que compararse con uno de los tenistas más
grandes de todos los tiempos nunca es productivo, se puede ser un gran tenista
sin ser Federer,
como se puede ser un gran futbolista sin llegar al nivel de
Messi o ser un gran jugador de baloncesto sin ser Jordan.

Victoria de graduación en uno de los templos del tenis
mundial, el O2 de Londres, después de eliminar al verdugo de Rafa Nadal y Roger
Federer en el torneo final de la temporada, David Goffin, que no puso las cosas
fáciles, 7-5, 4-6 y 6-3 fue el resultado que coronó al búlgaro como 'campeón de
campeones'.

Inmaculado torneo de Grigor Dimitrov, que ganó los cinco
partidos que disputó en la ciudad inglesa, ganando, por orden de salida, a
Thiem (6-3, 5-7 y 7-5), David Goffin en la fase de grupos (6-0 y 6-2), Pablo
Carreño (6-1 y 6-1)
, las semifinales frente a Jack Sock (4-6, 6-0 y 6-3) y, por
último, en la final frente a David Goffin de nuevo (7-5, 4-6 y 6-3).

Acaba
el torneo en el O2 y empieza la 'Era Dimitrov', por lo menos es lo que parece
después de ver el juego del tenista búlgaro en las finales de la Copa de
Maestros.