Compartir

Con su eliminación en París y la victoria en la final de
Jack Sock parecía que se acababan las opciones del joven español de poder
debutar en la Copa de Maestros de Londres en 2017, pero solo eso, parecía. La
ciudad inglesa acogerá a uno de los mejores tenistas del año, Pablo Carreño,
que llegará para sustituir a Rafa Nadal, que se ha retirado del torneo tras los
dolores de rodilla.

Pablo Carreño se encontraba en Londres, participando como
suplente del torneo, hablando hace solo dos días: “Quedar como primer reserva
te da un poco de rabia, pero hay que pensar más allá. Estar aquí es una
experiencia muy bonita, inolvidable y un premio a toda la temporada que he
hecho”
, explicaba Pablo, pues ya se acaba esa rabia, ya puede convertirla en
ganas para hacer un buen papel en el O2.

Empezará con el hándicap de una derrota en su casillero sin
ni siquiera haber saltado a la pista, es lo que tiene llegar como
suplente, pero lejos de preocuparse por el resultado, Carreño tiene que
centrarse en disfrutar y aprender de los demás tenistas, es su primera Copa de
Maestros y no tiene pinta de que sea la última.

Debutará en el O2 Arena contra Dominic Thiem, con el cual cayó
en el primer partido frente a Dimitrov por dos sets a uno. El bagaje del
español contra el austriaco es francamente negativo, de las seis veces que se
enfrentaron entre ellos solo hubo una victoria del español en Como (Italia) en
2013, por las cinco victorias de Thiem en Rio de Janeiro, US Open, Buenos
Aires, Gstaad y Oujda, respectivamente.

El otro rival del grupo al que tendrá que se tendrá que
enfrentar es Grigor Dimitrov, con el que se ha enfrentado cuatro veces en su
carrera con un global de dos partidos para cada uno, pero tiene el buen
recuerdo de haber eliminado al búlgaro en tres sets en Roland Garros este año.

“Va a ser una semana que me va a aportar mucho, para tener
más experiencia, será bonito disfrutar de este torneo desde aquí”
, fue una de
las frases que dejó el tenista antes de saber si jugaría o no.

Pablo, ha llegado tu momento, te toca disfrutar de lo que te
has ganado en la pista y, ¿por qué no?, soñar con hacer algo más importante aún.