Compartir

José Mourinho, entrenador del Manchester United, ha tenido
que venir a Madrid a declarar en el juzgado de instrucción número 4 de Pozuelo
de Alarcón
por una denuncia presentada por la Fiscalía por supuesto fraude de
3,3 millones de euros durante el tiempo que fue entrenador del Real Madrid CF
entre 2010 y 2013.

Llegó al juzgado a las 9:33 de la mañana para la declaración
que estaba prevista para las 10:00, lo hizo tranquilo, rodeado de medios y sin
pronunciar una palabra.

El entrenador del conjunto inglés le ha dicho a la
magistrada: “Me marché de España en 2013 con la información y con la convicción de que mi situación tributaria
estaba perfectamente legal.
Un par de años más tarde he sido informado de que
se ha abierto una investigación y me han dicho que para regularizar mi
situación yo tenía que pagar una cantidad 'x'”.

También añadió al salir: “Yo no he contestado, no he discutido, he pagado, he firmado con el Estado las actas de conformidad y de que todo estaba definitivamente cerrado. Por eso
he estado aquí cinco minutos para decir exactamente a su excelencia el juez lo
que os estoy diciendo a vosotros”.