Compartir

El Baskonia, que es uno de los equipos más potentes de la Liga Endesa y uno de los más fuertes de los que compiten en la Euroliga, es un auténtico polvorín. Pablo Prigioni anunció su dimisión ayer por la noche al sentirse impotente por no sacar al equipo adelante de la mala racha inicial de esta temporada. 

Los vascos suman solo dos victorias en cinco partidos y ninguna victoria en Euroliga. Además, las sensaciones en el parqué no son las mejores. El equipo no está jugando a la intensidad exigida y el juego que está ofreciendo es demasiado pobre. Fruto de ello son, por ejemplo, sus derrotas en Gran Canaria y en Fuenlabrada en Liga.

Tras finalizar el encuentro, según anunció Roberto Arrillaga, periodista de Cope Vitoria, algunos de los pesos pesados de la plantilla acudieron a su casa para convencerle de que seguir es la mejor opción para sus intereses. Otro jugador, Shengelia, rajó en defensa de Prigioni diciendo que “no es su culpa que no bajemos el p*** culo para defender”. El club aun no ha mostrado su postura sobre esta polémica de manera oficial.