Compartir

La Deutsche Fussball Bund (DFB – Federación Alemana de Fútbol) ha sido condenada a pagar 19,2 millones en concepto de impuestos, reclamados por la Hacienda Pública alemana, por el escándalo del Mundial de 2006 que la selección disputó en territorio nacional.

La Hacienda alemana argumenta que la Federación trató de engañar de manera deliberada al fisco el año anterior a la disputa del campeonato por un reembolso de un préstamo de 6,7 millones de euros al ex-presidente de Adidas Louis-Dreyfus.

La Federación, ante esta decisión, ha decidido recurrir la condena, aunque tendrá difícil revertir la situación tras muchos años de investigación por corrupción.