Compartir

Ricardo Izecson Dos Santos Leite, más conocido como Kaká para los futboleros, disputó su último encuentro como local ante la que ha sido su afición estos tres últimos años, el Orlando City. Durante el sonido del himno americano, el jugador brasileño no pudo contener las lágrimas, al igual que tras finalizar el encuentro, donde visiblemente emocionado no pudo ocultar todos los momentos vividos con el equipo estadounidenese y su etapa como jugador.

El ex del Milan y Real Madrid, e internacional con la canarinha en 95 ocasiones, rechazó hace unos meses prorrogar un año más su contrato con Orlando. A sus 35 años, su vuelta a casa está cerca y regresará a Sao Paulo, una vez ya retirado.