Compartir

De que ha vuelto la Champions ya nos hemos enterado todos. Pero… ¿Y de sus efectos secundarios? A este niño le ponen el himno de la máxima competición europea, y deja de llorar inmediatamente.