Compartir

El último fichaje de la Roma ilusiona, y tanto. A su llegada al aeropuerto ya fue recibido por centenares de personas que aclamaban a la nueva incorporación, el delantero Patrik Schik, cedido por la Sampdoria.

Su envergadura y su carácter le hacen ser bautizado como “el nuevo Ibra”. Tras no haber pasado el reconocimiento médico con la Juventus de Turín, el delantero Checo recala el la Juventus en calidad de cedido con el objetivo puesto en retomar un crecimiento que podía quedarse truncado en el equipo Genovés.

Así juega Patrik Schik: