Compartir

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia impuesta por la Audiencia de Barcelona que condenaba a Leo Messi a 21 meses de prisión por fraude fiscal. 

La Audiencia Provincial de Barcelona consideró que tanto el futbolista del F.C. Barcelona como su padre habían cometido tres delitos de fraude en sus declaraciones de IRPF durante los años 2007, 2008 y 2009 al no ingresar más de cuatro millones de euros en las arcas públicas por derechos de imagen, los cuales ocultaban en sociedades de paraísos fiscales. 

La Audiencia le impuso siete meses de cárcel por cada delito (21 en total) y una multa de algo más de dos millones de euros. Por otro lado, la sentencia rebajaba de 21 a 15 meses de prisión la pena impuesta a su padre, como cooperador necesario, una vez que el jugador devolvió a Hacienda el dinero defraudado.