Compartir

A falta de 30 kilómetros para la meta, el ciclista holandés Tom Dumoulin tuvo que parar durante un minuto debido a un percance intestinal. En las imágenes puede verse como el ciclista frena en seco, se baja de la bicicleta y comienza a quitarse el maillot. Tras unos primeros segundos de incertidumbre, pronto se conoció el motivo por el que Dumoulin paró en mitad de la etapa del Giro de Italia.

A pesar de este percance, consiguió llegar a meta con un retraso de 2,17 minutos. El holandés cuenta ahora con 31 segundos de ventaja sobre Quintana y con 1, 12 minutos sobre Nibali. 

Finalizada la etapa, Tom se sinceró ante los micrófonos: “Sencillamente, he tenido problemas. Tenía que cagar, no me podía aguantar”. 

El holandés tuvo que hacer toda la subida en solitario para intentar recortar distancias. “Al reincorporarme, he decidido luchar, luchar y luchar y sacar conclusiones al acabar la etapa. Así que, evidentemente, estoy decepcionado. Mantengo el liderato, pero hoy ha sido un mal día”, concluyó.