Compartir

¡¡La Liga está que arde!! Tras sus victorias por cuatro goles a uno ante el Sevilla en el Bernabéu y la UD Las Palmas en el Gran Canaria, Real Madrid y Barcelona no cesan en su lucha por el título de Liga a falta de una jornada para que termine el campeonato -los blancos también tienen que disputar el choque aplazado en Vigo-. A pesar de que los dos equipos siguen empatados a puntos (87) -el Barça es líder por la diferencia de goles particular-, el Real Madrid continúa dependiendo de sí mismo para ser campeón al tener un partido menos, el encuentro correspondiente a la jornada 21 contra el Celta, que jugará el miércoles 17 de mayo a las 21.00h.

A los de Zidane les quedan, por tanto, dos 'finales' (la de Balaídos y en la Rosaleda contra el Málaga en la última jornada) con seis puntos en juego, por una del Barcelona con sólo tres. De esta forma, a los madridistas les sirven cuatro puntos de los seis para alzarse con el título. Por contra, los de Luis Enrique, con un único encuentro por disputar ante el Eibar en casa, deberán esperar a que su rival no sume más de tres puntos, es decir, que pierda al menos uno de los dos partidos o que empate en ambos.