Compartir

Sensacional Ronaldo y sensacional el Real Madrid. El siete madridista fue un líder y volvió a aparecer en una cita importante anotando los tres goles de su equipo en el Bernabéu, tal y como lo hiciera en Cuartos contra el Bayern Munich, y trabajando junto a sus compañeros en todo momento. Un Hattrick que le da al Real Madrid una ventaja de 3-0 de cara al partido de vuelta en el Vicente Calderón, y que también permite al luso llegar a los 400 goles vistiendo la camiseta blanca.

Cristiano Ronaldo fue espoleado por el resto de sus compañeros, y técnico, que también estuvieron a la altura del partido. El Real Madrid fue superior a su vecino en todos los aspectos. Jugó mejor, especialmente durante los primeros 25 minutos en los que se adelantó y pudo hacer más, con muchas más llegadas (17 ocasiones y siete tiros a puerta, por cuatro y una del Atleti), tuvo el control del partido con una posesión del 62% frente al 38% de los colchoneros -gracias a la superioridad en el centro del campo con Isco, la mejor versión de Modric y la precisión de Toni Kroos-, y defendió bien tanto con la pelota como sin ella.

Una de las claves de la victoria estuvo precisamente en el buen planteamiento táctico de Zidane. El 1-4-4-2 le sienta bien al Real Madrid, sobre todo cuando los jugadores están tan implicados, y concentrados como hoy. Varane y Ramos anularon a Gameiro y Griezman. No les dejaron correr que es para lo que habían salido. Los centrales madridistas no les dejaron recibir de cara en ningún momento, siempre saliendo a su encuentro o anticipándose. Partido muy serio de la zaga. Una defensa que sufrió una baja importante al filo del descanso con la lesión muscular de Carvajal, que fue sustituido por el multiusos y siempre notable, Nacho. Seguramente la peor noticia para los madridistas.

El buen hacer de los de Zidane acentuó el mal partido de los rojiblancos, que estuvieron muy imprecisos -especialmente en los metros finales-, y demasiado blandos en defensa, algo inusual por parte de los jugadores dirigidos por 'el Cholo' Simeone. Unos futbolistas que, a pesar de no sentirse cómodos sobre el césped, buscaron el gol -tan importante fuera de casa- para meterse en la eliminatoria. Los rojiblancos tomaron riesgos saliendo al ataque, y los madridistas supieron aprovecharlo para salir al contragolpe y ampliar la ventaja con dos tantos más de Ronaldo.

El Atlético de Madrid ahora tendrá que ir a por una épica remontada el próximo miércoles para darle la vuelta al 3-0 a favor de los blancos, en el que será el último partido europeo que se juegue en el Calderón, y ante el máximo rival. ¿Acaso habría mejor despedida para el histórico feudo rojiblanco?