Compartir

Oda al fútbol de los teóricos suplentes del Real Madrid en la victoria 2-6 al Deportivo de la Coruña, ¡y pudieron ser más! Sólo los árbitros asistentes, anulando otros dos goles (de Morata y Mariano) de forma errónea por fuera de juego, y las claras ocasiones falladas; evitaron una goleada para el recuerdo. Justo en el día en el que se cumple un año del último partido a cero del Real Madrid, aquel 0-0 contra el Manchester City en las semifinales de Champions. Un total de 57 encuentros seguidos marcando al menos un gol.

La segunda línea del conjunto blanco volvió a demostrar que está para jugar mucho más de lo que lo hace. Zidane hizo hasta nueve cambios respecto al Clásico, del que sólo repitieron nacho y Marcelo. Los Isco -otra exhibición de clase futbolística como en Gijón-, James -tres goles en los dos últimos partidos-, Asensio -sin ver puerta, pero confirmando su condición de crack-, Morata -mejor promedio goleador en Liga, después de Messi-, Lucas Vázquez o Kovacic; superaron el nivel mostrado en partidos anteriores (Eibar, Leganés, Sporting, etc.).

El plan B de Zidane realizó esta noche el fútbol más espectacular que se le ha visto al Real Madrid en toda la temporada. Un juego al primer toque entre los cuatro mediapuntas, con ofrecimiento, apoyos y desmarques que facilitaron la rápida circulación del balón. Dibujaron una sinfonía con el esférico. Especialmente durante la primera media hora de partido donde el conjunto blanco se puso 0-2 en 14 minutos (Morata y James). Tan sólo dos minutos más tarde, el delantero español marcó un gol anulado por fuera de juego previo a Marcelo, que no era. Morata estrelló en el guardameta el que pudo ser el 0-3 en el 31', tras una gran jugada colectiva.

Tras esa ocasión errada llegaron los mejores momentos del Deportivo. Los gallegos aprovecharon diez minutos, en los que el Madrid había bajado la intensidad, para acercase a la portería defendida por Kiko Casilla en el día de hoy y terminar batiendo al meta madridista con un cabezazo de Florín Andone tras un rechace. Aun así, los de Zidane se sacudieron las dudas y volvieron a jugar como en los primeros 30 minutos para acabar anotando el 1-3 justo antes del descanso.

En la segunda parte, y con el marcador favorable, los jugadores estaban más relajados y desplegaron toda su artillería ante la atenta mirada de Zidane, y en pleno casting del técnico francés para ocupar la plaza vacante de Gareth Bale, que estará de baja las próximas tres semanas. Zizou lo tendrá difícil para elegir entre Isco, Asensio o James después de partidos como éste. El colombiano sentenció con el cuarto, anotando casi a placer en el 65' tras una asistencia de Morata.

Todavía quedó tiempo para que Isco marcara el su gol, acentuando su gran partido. Hasta la afición local ovacionó al centrocampista blanco por la exhibición que dio, cuando fue sustituido a doce para el final junto con Asensio, dando entrada a Mariano y Casemiro. El brasileño fue el encargado de anotar el último tanto de los blancos con un tiro desde fuera del área, en el que Tyton, que había sustituido a un lesionado Germán Lux en el descanso, pudo hacer algo más. Antes, en el minuto 84, un ex madridista como Joselu marcó el segundo del Dépor tras un despiste de la zaga merengue.

Con esta victoria, el Real Madrid sigue la estela del Barcelona que sigue líder, empatados a 78 puntos, aunque con un partido más. Los blancos dependen de sí mismos con cinco finales por delante (Valencia, Granada, Sevilla, Celta y Málaga) en las que se jugarán la Liga, y en las que se pueden permitir empatar en una de ellas.