Compartir

El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, sacaba un once con hasta nueve cambios con respecto al partido del fin de semana contra el Alavés. Con Ronaldo, Bale y Kroos fuera de la convocatoria, Zizou, además, dejaba en el banquillo a Benzema, Modric, Isco o Pepe; para dar descanso a a algunos de sus jugadores más importantes de cara al derbi del sábado contra el Atlético de Madrid, y también al exigente mes de abril que les espera con la eliminatoria contra el Bayern Munich y el Clásico contra el Barcelona. Era un partido para que se reivindicaran los futbolistas menos habituales en busca de más minutos. Asensio se salió y volvió a dejar claro que va para crack, Morata demostró su olfato goleador con dos tantos -tiene el mejor promedio por minutos jugados de la plantilla-, Kovacic no desentonó -asistió en el tercero-, pero James fue sustituido en el 72' dejando la sensación de una oportunidad perdida, y Danilo volviendo a evidenciar que no está al nivel del Real Madrid.

El colombiano desaprovechó una nueva ocasión al pasar desapercibido durante el tiempo que estuvo sobre el césped, a pesar de abrir el marcador. Un gol que llevaba el nombre de James en el acta, pero que era más meritorio de su asistente, Marco Asensio. A lo mejor, por eso, el 10 madridista golpeó con la mano el banquillo al ser sustituido, mostrando su enfado, después de que Zidane ni le saludase dándole la mano al salir del terreno de juego. Por su parte, el lateral brasileño ni estuvo ni se le espera ya. Danilo fue el más flojo del equipo y el Leganés lo aprovechó para atacar por su lado, donde llegaron sus mejores ocasiones. Su desconfianza a la hora de jugar le aleja mucho del jugador que pudimos ver en el Oporto, donde llegó a ser de los mejores del mundo en su puesto.

Por lo demás, el Real Madrid cumplió ante el Leganés. Fue muy superior a su rival durante la mayor parte del partido. Los jugadores se vieron con un 0-3 a favor en el minuto 23 haciendo lo justo y necesario, presumiendo de pegada. Tiempo suficiente para ver la cabalgada de supercrack que dejó Asensio para regalarle el primero a James. Y también para que Morata demostrase que lo suyo es el gol anotando un doblete y superando a Benzema en Liga con 10 goles por nueve del francés.

Entonces el conjunto blanco se confió y se relajó por un momento. El mal partido de Danilo -casi siempre perdido tácticamente- hizo de Diego Rico, carrilero izquierdo del Lega, el mejor de los pepineros. Por su banda llegaron las jugadas de los dos tantos leganenses en apenas tres minutos, del 32 al 35, que sembraron las dudas entre los madridistas. Un resultado de 2-3 con el que se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó y a los tres minutos llegó el cuarto del Madrid. En directo parecía que Morata se iba a ir de Butarque con un Hattrick, pero finalmente fue el capitán del Lega, Mantovani quien introdujo con las manos el balón al fondo de la red. Un gol que acabó con toda esperanza pepinera.

El Real Madrid se llevó tres puntos de Leganés que le permitirán llegar como líder de la Liga Santander al derbi del sábado contra el Atlético de Madrid.