Compartir

El
partido comenzó con un Real Madrid intentando adelantarse pronto en
el marcador, ante un Villarreal que tenía como plan replegarse y
buscar el error de los de Zidane a la hora de sacar el balón jugado
(algo similar a lo que hizo el Valencia en Mestalla).

El
primer aviso serio sin embargo fue del submarino amarillo, en el
minuto 11 un gran derechazo de Mario Gaspar, era detenido de manera
fantástica por Keylor Navas.

En el
25 la ocasión sería para el Real Madrid, un centro de Marcelo desde
la izquierda era rematado por Benzemá y Víctor Ruíz, pero Asenjo
en una posición poco ortodoxa evitaba el gol. Precisamente en esta
acción el portero de los castellonenses, Sergio Asenjo se lesionaba
en su maltrecha rodilla izquierda (tres roturas de ligamento cruzado,
dos en la derecha y una en la izquierda), y era sustituido por Andrés
Fernández. Asenjo fue trasladado al hospital donde se confirmaron
los peores pronósticos, ya que el portero hasta el momento Zamora de
la liga, tiene rotura de ligamento cruzado anterior de su rodilla
izquierda

Hasta
el descanso el dominio del Villarreal fue casi absoluto, ya que Bruno
Soriano se hizo con el centro del campo y desactivo por completo al
Real Madrid, Castillejo pudo adelantar a los amarillos, pero el
partido se iría con empate al descanso.

La
segunda parte fue un deja vu para el Real Madrid y es que en diez
minutos el Villarreal ya ganaba 2-0, algo que le ocurrió el
miércoles en la primera mitad ante el Valencia.

El
primer gol sería en el minuto 50 de partido, un centro al segundo
palo de Jaume Costa, era despejado de manera defectuosa por Marcelo
que dejaba el balón muerto dentro del área, allí apareció Manu
Trigueros que enganchó un disparo a bote pronto para adelantar a su
equipo.

Cinco
minutos más tarde Cedric Bakambu pondría el 2-0, un gran pase de
Bruno Soriano era aprovechado por el congoleño que ganaba el espacio
a Sergio Ramos, y ante la salida de Navas ajustaba el balón al poste
derecho del guardameta blanco. Posición dudosa de Bakambu.

Tocaba
remontada para el Real Madrid una jornada más, para ello Zidane
movió el banquillo y puso a Isco Alarcón en detrimento de Casemiro,
que hoy volvió a estar bastante gris.

Dos
jugadas de Isco acaban con Ronaldo apunto de marcar, uno de sus
remates pegada en el poste de un Andrés Fernández que no tuvo su
noche.

En el
minuto 64, Bale recortaba distancias, buena jugada del Madrid que
acababa en los pies de Carvajal que desde la derecha ponía un gran
centro con el exterior, para que Gareth Bale con un potente frentazo
pusiera el 2-1.

El
Villarreal empezó a recular y el Madrid cogió confianza y manejo de
balón, algo que no había tenido hasta entonces.

En el
72 se produjo la jugada polémica del encuentro, un centro desde la
izquierda del Madrid, se convertía en un despropósito absoluto para
el Villarreal. El balón rebotaba en uno de los zagueros y acababa
pegando en la mano de Bruno Soriano, es cierto que la distancia entre
el rechace y Bruno es mínima, pero también hay que decir que Bruno
levanta la mano, y esto es lo que hace dudar al colegiado, que
finalmente señaló la infracción. El entrenador del Villarreal,
Fran Escribá fue expulsado por protestar la decisión arbitral.

Cristiano
Ronaldo no fallaba el lanzamiento de penalti y ponía el 2-2 a falta
de quince minutos para los noventa reglamentarios.

Zinedine
Zidane decidió cambiar de atacante y sacó a Karim Benzemá del
campo para dar entrada a Morata, y de nuevo el madrileño respondió
a lo grande. Y es que en el minuto 83 Isco recuperaba un gran balón
en el centro del campo, Kroos, (que estuvo desconectado buena parte
del partido) habría a la izquierda hacia Marcelo,(un día más muy
flojo en defensa), el brasileño ponía un gran balón al área
pequeña donde aparecia Morata, el delantero con un remate de cabeza
picado, y con la colaboración absoluta de Andrés Fernández, ponía
el 2-3 definitivo. De nuevo el Madrid tiraba de garra para remontar
un partido que perdía por dos goles y en el que se dejaba media liga
en el Estadio de la Cerámica.

Finalmente
una ocasión clara para cada equipo, primero Jonathan Dos Santos para
los locales disparaba desviado del poste derecho, y después Morata
que no conectaba bien un centro desde la banda derecha no eran
capaces de cambiar el resultado.

Así
el Madrid sigue líder con un punto de ventaja sobre el Barcelona
(55-54), y un partido menos. El Villarreal por su parte se queda
sexto (39), a seis puntos del cuarto puesto que ocupa el Atlético de
Madrid.