Compartir

Zinedine Zidane optó por las rotaciones y realizó hasta siete cambios con respecto al once que se enfrentó el miércoles al Nápoles en Liga de Campeones. El plan B funcionó a la perfección y los visitantes no supieron contrarrestar la superioridad local.
Los primeros veinte minutos fueron de tanteo con algunos acercamientos del Madrid, pero sin acierto en el último pase.

En el minuto 25 dio el susto Mateo Kovacic que se produjo un profundo corte en el pómulo tras chocar en un salto con Pape Diop. El croata pudo seguir tras ser atendido por los médicos del Real Madrid.

En el minuto 31 el Madrid se ponía por delante, pero el gol de Cristiano Ronaldo era anulado por fuera de juego del portugués. Sólo dos minutos después un gran centro desde la derecha de uno de los nuevos en el once, Isco Alarcón, era rematado de cabeza por Álvaro Morata lejos del alcance de Diego López. Mención especial para el canterano blanco que volvía la titularidad y que marcaba su séptimo gol en liga, dos más que el nueve titular del Real Madrid Karim Benzema.

A partir del gol el Madrid llegaba una y otra vez. Morata y Cristiano pudieron aumentar la ventaja antes del descanso.

Durante el descanso salió a calentar Gareth Bale con una atronadora ovación del Santiago Bernabéu, y eso que aún quedaba lo mejor por ver del galés.

El Espanyol movía ficha y Quique Sánchez Flores quitaba del campo a otro jugador con pasado blanco, José Antonio Reyes, que dejaba su puesto a Hernán Pérez, el jugador más peligroso hoy de los pericos.
Precisamente sería el paraguayo el que puso en peligro a Casilla en el 62 con un buen disparo que repelió perfectamente el guardameta. Este fue el único tiro a puerta del Espanyol en todo el partido.

Ya con Casemiro en el campo que entró por Kovacic, Kroos avanzó su posición y el Madrid empezó a contra golpear una y otra vez, con Lucas Vázquez, Isco, Cristiano y Morata como artífices.

El partido seguía con un resultado corto y los de Zidane no terminaban de matar el partido, el técnico blanco decidió dar entrada a Bale en el minuto 72 en sustitución de Morata, que se marchaba ovacionado del Bernabéu y dejando hasta el momento el gol de la victoria.

El expreso de Gales entró muy entonado al partido, con mucha participación y varias ayudas defensivas a Nacho. Nueva exhibición de Nacho, que volvió a jugar en el lateral izquierdo dando una lección tanto en defensa como en ataque, el canterano sería sustituido en el minuto 82 por Marcelo, dolorido tras un golpe en el muslo de su pierna derecha.

Y un minuto más tarde, en el minuto 83 el Estadio Santiago Bernabéu enloquecía, y es que una gran pase al espacio de Isco para la carrera de Bale, acababa en el dos a cero, obra del 11 del Real Madrid.
Bale destrozaba en carrera a Hernán Pérez y ante la salida de Diego López la cruzaba al palo contrario.

Finalmente victoria fácil para el Real Madrid que sigue líder de la liga Santander con 52 puntos, con 4 de ventaja sobre el F.C. Barcelona que juega mañana ante el Leganés en el Camp Nou a las 20:45.
Por su parte el Espanyol se mantiene noveno a 4 puntos de la zona europea que marca el Villarreal.