sábado, 15 agosto 2020 22:40

Victoria sufrida del Real Madrid ante el Málaga

A falta de Cristiano, Ramos. A falta de Benzemá, Sergio. El
camero volvió a salvar a su equipo de una debacle con dos goles que le sitúan
como segundo máximo goleador en liga, superando a Benzemá, que terminó el
encuentro en el banquillo tras una considerable pitada de la parroquia blanca.

Zidane sorprendió con la
ausencia de Danilo en el lateral derecho tras el mayoritario abucheo del
Bernabeu el pasado miércoles. Su lugar lo ocupó el que nunca falla, Nacho.
También sorprende que no rotasen ni Modric, ni Casemiro ni Marcelo, muy
castigados por la acumulación de minutos.

Durante los primeros compases, el
Malaga le ofreció espacios al Real Madrid y los quiso aprovechar con varias
llegadas y dos ocasiones claras (una de ellas de Cristiano mano a mano con
Kameni tras un pase excelso de Kroos)

Y, pudiendo haber hecho el primero
Benzema en una ocasión a bocajarro contra el portero, el Malaga acepto jugar a
la ruleta rusa y tuvo dos ocasiones clamorosas para marcar el primero, con dos
intervenciones de Keylor Navas (y otra que escupió el palo). Esas llegadas
consecutivas desataron los primeros pitos de la tarde por parte de la parroquia
del Bernabeu. 

Y las peores noticias llegaron al
banquillo del Madrid. Marcelo, que reconoció el miercoles estar físicamente al
limite, tras 24 minutos se tuvo que retirar lesionado. La sorpresa saltó con el
cambio: Isco sustituyó al brasileño. Una permuta con mensaje a Danilo. Lucas
ocupó el lateral derecho y Nacho el izquierdo.

Esa circunstancia enfrío al Madrid,
que desapareció durante unos minutos del juego de ataque y el Málaga empezó a
comerle terreno.

En los peores momentos de los blancos,
apareció el de siempre, el capitan: El Tarzán de Camas, para sacar al equipo
del apuro. Corner de Kroos para la cabeza de Ramos, poniendo el 1-0 en el
marcador. Pase de Kroos que se erige como el máximo asistente del equipo. 

Y como en a anterior jugada, siete
minutos después, falta lateral cometida sobre Nacho. Lanzamiento botado por el alemán
al segundo palo, y  de nuevo, Ramos (esta vez en fuera de juego), esta vez
con el pie, marca el segundo gol para casi sentenciar el partido. Haciendo
su sexto gol en liga (uno más que Bale, Morata y Benzema).

Tras el descanso, el Madrid se hizo
con el control del partido aunque sin ocasiones; limitándose a esperar una
contra que le diera el 3-0. Y en ese momento de relajación, el Málaga se fue
haciendo fuerte en el partido. Y cuando estaba el Madrid anestesiado, galopada
de Juankar por la banda izquierda. El de Boadilla disparó, rechazó Navas, y
Juanpi la empujó para hacer el 2-1. En la siguiente jugada, Castro tuvo el
empate.

 Precisamente, Juankar, protagonista
en el primer gol, se tuvo que marchar lesionado. Entró y debutó en su segunda
etapa con el club malacitano, Demichelis. Y en la siguiente jugada, cesión de
Luis Muñoz a Kameni que a punto estuvo de metérsela en propia meta. En el
rechace, Cristiano definió mal y la estrello contra Kameni. Inmediatamente después,
Isco se la dio a Cristiano, que controló con el pecho en el área, acomodó el balón,
lo bajo al piso y lo reventó contra el palo. Estaba claro que no era el día de
Cristiano. El portugués había recibido también pitos de su afición, pero en
esta jugada desató aplausos.

 Precisamente al “pueblo”, que premió
la insistencia sin acierto de Ronaldo, se le agotó la paciencia con un
indolente Benzemá, que fue silbado tras perder el enésimo balón en ataque. La apatía
tiene castigo en el Bernabeu, porque minutos después, así fue. Pitada a Benzemá
tras una actuación deplorable del francés, sustituido por Morata. 

 Los últimos minutos, contemporización,
juego gris y dejando pasar el tiempo por parte del Real Madrid. Pidiendo la
hora, Casemiro cometió una falta merecedora de tarjeta en el centro del campo,
teniendo ya amarilla y debió ser expulsado y Gil Manzano le perdonó la roja.

Ahora, en el horizonte, el partido
de vuelta de copa contra el Celta en el peor momento de la temporada. Sin el
mejor Ronaldo, pero con el mejor, Sergio Ramos, todo es posible.Y a pesar de la lesión de Marcelo,
Nacho vuelve a convertirse en una gran noticia, y en la mejor alternativa para
el lateral izquierdo.