Compartir

El triatleta Javier Gómez Noya, una de nuestras esperanzas de oro en Rio, finalmente no podrá acudir a la cita olímpica tras haberse roto el brazo mientras se entrenaba con una bicicleta en Lugo. En concreto, tiene una fractura en la cabeza del radio, lo que le obligará a ser operado este jueves.

Gómez Noya, actual campeón del mundo de triatlón, era sin duda una de las grandes esperanzas de la delegación española.

“Puede que sea el momento más duro de mi vida deportiva. Pero no me queda más remedio que asumirlo y pensar en tener una buena y rápida rehabilitación”, ha dicho el pentacampeón del mundo de triatlón.

Su equipo también ha emitido el siguiente mensaje: “Como podréis imaginar la situación anímica es dura para Javier y su entorno, al tener que renunciar al objetivo que llevaba tanto tiempo preparando con la máxima dedicación para lograr la medalla de oro”.