Compartir

La Audiencia de Barcelona ha condenado a un año y nueve meses de prisión a Leo Messi por tres delitos de fraude cometidos a la Hacienda Pública entre los años 2007 y 2009. La justicia, como era de esperar, también ha decretado la misma pena a Jorge, padre del futbolista y que presuntamente se había hecho cargo de los asuntos fiscales.

En concreto, la justicia asegura que el astro argentino y su padre defraudaron durante tres años más de cuatro millones de euros en relación a los derechos de imagen que Messi otorgó a varias firmas de prestigio.

Pese a la condena, ni Messi ni su padre entrarán en prisión porque la pena es inferior a dos años y debido a que no ninguno de ellos tiene antecedentes penales.

De lo que no se va a librar el '10' del Barça es de pagar una multa de dos millones de euros. Una cifra algo superior a la que deberá abonar su padre, ya que se sitúa en 1,5 millones de euros.

En el juicio contra ambos, la Fiscalía pedía una pena de año y medio para el padre del futbolista mientras que fue la Abogacía del Estado la que pidió una condena de 22 meses para ambos por las cantidades defraudadas.

Messi, que ya pagó cinco millones de euros para ponerse al día con Hacienda, afirmó en su declaración a comienzos de junio ante el juez que él se dedicaba a “jugar al fútbol, confiaba en mi papá y que no tenía ni idea de nada”.