Compartir

La mejor selección española jugó ayer frente a Turquía y se confirmó como uno de los equipo favoritos para ganar la Eurocopa 2016. Un brillante Iniesta volvió a marcar el ritmo del partido con maestría de principio a fin.

Turquía se desempeñó peor del que se esperaba de ella, lo que permitió a la Selección Española afianzar su juego, tener la posesión del balón y desplegar un fútbol al más puro estilo Del Bosque. España peleaba cada pelota perdida y apenas dejaba respirar a la selección de Turquía, que no olía el territorio de De Gea. Sí supo nuestra Selección crear ocasiones que terminaron por transformar en dos sendos goles Morata y Nolito (los mejores del partido tras Iniesta) justo antes de regresar a los vestuarios para el descanso.

El gol de Morata a los pocos minutos de comenzar la segunda parte dio casi por cerrado un partido que a partir de ese momento comenzó a perder tensión, pero que nos recordó al mejor fútbol de La Roja.