Compartir

El pasado sábado, el Bayern de Múnich cerró la temporada con un título, la Copa de Alemania. Una bonita despedida para Pep Guardiola en el club bávaro, del cual se despide con el sinsabor de no haber podido ganar la Champions con su actual equipo.

Pese a ello, la afición del Bayern está muy agradecida a Pep de sus logros en las últimas temporadas. Como muestra del gran trabajo del técnico catalán, el club preparó una fiesta de despedida a Guardiola y ya de paso celebrar el último título conseguido en la que hacerle un bonito regalo del que no se olvidara nunca.

¡Y vaya que si lo hizo! En pleno balcón del Ayuntamiento de Múnich empezó a sonar en alemán la versión del clásico de Manolo Escobar '¡Qué viva España!'. Javi Martínez, Bernat, Xabi Alonso y Thiago comenzaron a saltar en Marienplatz pero Guardiola, confeso partidario de la independencia de Cataluña y partidario de que se convierta en una república, no se tomó nada bien ese 'homenaje'.

Sí, en las imágenes que ha filtrado la televisión del club se puede apreciar como la cara de Pep es un auténtico poema e incluso resopla en varias ocasiones, pidiendo a todos los dioses habidos y por haber que se acabe ya ese calvario. ¡Menudo regalito!