Compartir

Manchester City y Real Madrid empataron sin goles en el Ethihad Stadium en la ida de semifinales de la Liga de Campeones. Queda todo abierto para la vuelta en el Santiago Bernabéu, en busca de una plaza en la final de Milán. Fue un partido con más nombre que fútbol y en el que el guardameta Joe Hart se erigió como el salvador de los locales con tres paradas de mérito.

Saltó la sorpresa en los prolegómenos del encuentro, cuando se confirmó la ausencia de Cristiano Ronaldo de la convocatoria del equipo madrileño. Pese a que en la previa Zinedine Zidane aseguró que el portugués estaba “al cien por cien”, el máximo goleador de la competición no se recuperó a tiempo de su sobrecarga muscular y se quedó fuera del partido. Su puesto en el once lo ocupó el canterano Lucas Vázquez, que formó en el ataque junto a Gareth Bale y Karim Benzema, aparentemente recuperado de sus molestias.

Con la baja de última de hora del portugués, el Real Madrid contuvo el ímpetu inicial del City y fue mejorando según pasaban los minutos, para acabar siendo el dueño del partido, aunque sin encontrar recompensa a sus numerosas ocasiones.

En su primera comparecencia en estas alturas, el City salió excitado por la pompa europea y se mostró más intenso y concentrado que el Real Madrid en una primera parte en la que no se registraron ocasiones claras en ninguna de las dos porterías. Los dos equipos se fueron al descanso con dos disparos acumulados por bando, ninguno entre los tres palos.

Además los locales tuvieron la mala fortuna de perder en el minuto 40 a su director de orquesta, el español David Silva, con problemas musculares. Le sustituyó el nigeriano de 19 años Kelechi Iheanacho.

En la segunda mitad el Real Madrid salió sin el francés Karim Benzema, que el sábado sólo jugó 40 minutos por unas molestias musculares. Le sustituyó Jesé Rodríguez.

Según transcurrían los minutos el City perdía la batalla física y el Real Madrid empezó a contar una ocasión tras otra.

Jesé, el brasileño Casemiro, el galés Gareth Bale y el portugués Pepe estuvieron muy cerca del gol de la victoria, pero se encontraron con un inspirado Joe Hart en la portería local.

La última ocasión fue de los locales. El belga Kevin de Bruyne lanzó con potencia una falta lateral y el costarricense Keylor Navas, en una de sus raras intervenciones, despejó a córner.