viernes, 25 septiembre 2020 19:50

El Madrid no desfallece y golea al Villarreal (3-0) para seguir empujando

El Real Madrid venció este miércoles al Villarreal por la Liga BBVA por 3 goles a 0. En el primer tiempo, los 'blancos' no desempeñaron una buena labor ofensiva, pero el gol de cabeza de Benzema haría que encuentren más espacios. Por ello, en el segundo tiempo, con un Madrid a la ofensiva y un Villarreal replegado, los goles llegaron por sí solos. Lucas Vázquez y Modric sellarían el triunfo de los dirigidos por Zidane.

Y es que el Real Madrid, ha pasado de agarrarse a la Undécima como un clavo ardiendo para no repetir otra temporada en blanco a pelear de lleno por dos títulos. Los madridistas atraviesan una racha fabulosa en la competición doméstica. No pierden desde el pasado 27 de febrero, precisamente cuando cayó en el derbi contra el Atlético en el Bernabéu. Desde entonces, siete victorias seguidas

El Real Madrid tiene un calendario un poco más exigente que sus rivales por la Liga. Tras el Villarreal llegarán dos salidas, a Vallecas y a San Sebastián. En la penúltima jornada recibirá al Valencia en un otro duelo complicado y pondrá el broche en Riazor.

Pero vamos por partes. Primero el Villarrel… La intensidad del Real Madrid fue la clave para deshacer la igualdad frente a los de Marcelino, con Luka Modric como pieza clave en todo lo que generó peligro y con un imán para que los balones vayan a sus botas. Se hinchó a robar y a distribuir con calidad.

Sorprendía Zidane con su apuesta por Lucas Vázquez en lugar de James o Isco. Demuestra que no hay roles en el vestuario si no premio al trabajo. Lo sintió Jesé con la lesión de Benzema y Lucas, que volvió a cumplir, ante la ausencia de Bale. Así, pese al dominio, el Real Madrid no generó peligro de inicio. A los once minutos un pase de Marcelo al desmarque de Cristiano era el primer aviso a Asenjo, que detenía en dos tiempos. Nueve minutos después Varane remataba fuera un saque de esquina.

Sin argumentos ofensivos del Villarreal todo nacía de Modric. Una bicicleta y pase atrás para que Lucas, de primeras, chutase de zurda arriba. El Real Madrid metió una marcha más. Sentía el gol cerca con acciones de Cristiano desequilibrando en el costado izquierdo. El premio llegó a cuatro del final, el centro del portugués generó un rechace que cayó a Benzema, en el sitio adecuado, para marcar a placer.

Pudo sentenciar Cristiano nada más nacer el segundo acto. El conjunto madridista salió dispuesto a hacerlo, conocedor de la goleada del Barcelona y el triunfo del Atlético de Madrid en el siempre complicado San Mamés. La rosca perfecta del córner la remató de cabeza arriba.

Comenzó un asedio, con Lucas y Marcelo desbordando por las bandas. Los cambios de Marcelino buscaron estirar a su equipo en busca del gol pero recibió el castigo de los goles. En cuanto hubo espacios el Real Madrid comenzó a correr y Lucas Vázquez sentenció. Su disparo, en carrera, despistó a Asenjo pese a no ir colocado.

El Real Madrid mantenía el ritmo por el título liguero tras su resurrección y cerraba su victoria con el premio al jugador más brillante del partido, Modric. El croata remataba llegando desde atrás con calidad un centro desde el costado derecho y bajaba el telón de la octava victoria liguera consecutiva. Pero no todo era felicidad en el Bernabéu. Tras un intento de chilena Cristiano se marchó del campo sin hablar con nadie directo a los vestuarios. Una lesión en el momento clave de la temporada sería la peor noticia.