Compartir

El 3-0 lo marcó el argentino Ángel Correa para completar tres puntos liderados por Koke, el protagonista indiscutible de la victoria, la tercera seguida del conjunto rojiblanco en el campeonato, en el que no desiste en su persecución del liderato del Barcelona, incluso en un partido gris, lejos de la versión imponente que ofreció en las dos anteriores jornadas o en Liga de Campeones.

En los primeros instantes del duelo el equipo madrileño se mostró mucho más peligroso que su rival de cara a puerta y Koke ya avisó a Andrés Fernández cuando tan solo se llevaba un minuto de partido. El empuje local tardó poco en traducirse en un resultado favorable puesto que en el minuto 19 un centro desde la izquierda no pudo ser rematado por Torres en primera instancia ante la presión de un defensa pero Koke estuvo muy atento para recoger el rechace y cruzar el balón ante Andrés logrando el tanto que abría el marcador (1-0). 

El Atlético quedó anestesiado y el cansancio en las piernas de los del Cholo Simeone se hizo notar. Los granadinos aprovecharon el agotamiento de su rival para tocar la pelota con criterio e inquietar a Jan Oblak en varias ocasiones.

Una buena carrera de Cuenca por la derecha acabó con el balón en los pies de Rochina que, tras haber recibido el balón de Doucs, remató cruzado desde el interior del área pero su disparo se marchó desviado por muy poco. Más clara aún fue la ocasión que tuvo el mismo Rochina pocos instantes más tarde con un lanzamiento que fue al poste..

En la reanudación el Granada volvió a saltar al césped con la intención de igualar la contienda cuanto antes pero el Atlético fue recuperando el control del partido y Torres dejó el choque visto para sentencia con una vaselina en un uno contra uno ante Andrés Fernández. El Granada quedó destrozado psicológicamente y la última media hora de partido le sobró a ambos equipos. Sólo Correa tenía hambre de balón y el argentino estuvo acertado en un mano a mano ante Andrés Fernández, al que le cruzó el esférico para dar por concluida la fiesta colchonera.