Compartir

Lorenzo Martínez

Redacción de deportes, 17 abr (EFE).- La derrota casera del Barcelona ante el Valencia ha puesto la Liga al “rojo vivo”, en un fin de semana europeo que ha visto como la Juve vuela en el Calcio, al Leicester salvar “in extremis” un punto en la Premier, y al Bayern Múnich cada vez más cerca del alirón en la Bundesliga.

La jornada en el Viejo Continente tuvo, además, nombres propios de goleadores: el sueco Zlatan Ibrahimovic (París Saint Germain), el polaco Robert Lewandowski (Bayern Múnich), y los argentinos Sergio “Kun” Agüero (Manchester City) y Leo Messi (Barcelona).

La Liga, sin duda, está de lujo, arde. El Barcelona ve ahora como el Atlético de Madrid le iguala en la clasificación, si bien el equipo barcelonista es líder por el “particular entre ambos”, y como el Real Madrid está a un solo punto.

Algo impensable hace apenas un mes, cuando el Barcelona dominaba ampliamente, con hasta 9 puntos de ventaja sobre el Atleti y con 13 sobre el Real Madrid.

Pero el Barcelona está en peligrosa “cuesta abajo”. A su espectacular caída en Liga (un punto en los últimos cuatro partidos) se ha unido esta semana la eliminación de la Liga de Campeones de Europa a pies del Atlético de Madrid. Y la preocupación en lo más alto.

Este domingo recibía a un Valencia en zona cómoda pero baja. La oportunidad de respirar. Y falló. Lo hizo ante un conjunto valenciano ordenado, bien cerrado, al contragolpe y con un excelente meta, el brasileño Diego Alves. Los visitantes llegaron al descanso con ventaja (0-2), merced a tantos del croata Rakitic, en propia meta, y de Santi Mina.

En la segunda mitad, el Barcelona se lanzó “con todo”, pero el Valencia supo sufrir. Pudieron marcar ambos. Lo hizo Leo Messi (m.63), en el que es su gol 500 como profesional, y puso un 1-2 que devolvía la ilusión a su equipo. Pero de ahí no se pasó.

Derrota del Barcelona y fiesta para el Atlético de Madrid y el Real Madrid. El conjunto atlético ganó sin apuros en casa al Granada (3-0), con un tanto del argentino Correa; el madridista goleó a domicilio al vecino Getafe (1-5), con uno de los tantos a cargo del colombiano James Rodríguez y, el último, de Cristiano Ronaldo. Sin duda, la Liga está más bonita que nunca.

La “Vecchia Signora”, como es conocido el Juventus Turín, se acerca cada vez más al que 32 “scudetto” (el 34 según el club, ya que sigue haciendo suyos los dos que le fueron retirados por el escándalo de “calciopoli”, escándalo deportivo de presuntos fraudes arbitrales que además le llevaron a la Segunda división).

Será, asimismo, el quinto consecutivo. Algo que se antojaba más que difícil de vislumbrar hace apenas dos meses cuando, tras un mal inicio, llegó a estar a doce puntos del entonces líder.

Ahora, tras golear en el Juventus Stadium al Palermo (4-0), con tantos del alemán Khedira, el francés Pogba, el colombiano Juan Cuadrado y el italiano Padoin, lidera con 9 puntos de ventaja sobre un Nápoles que cayó en San Siro ante el Inter de Milán (2-0). Y restan sólo cinco jornadas; es decir, casi lo tiene en sus vitrinas.

Lo único negativo, es la grave lesión sufrida por su centrocampista Claudio Marchisio, una rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda, que precisará de intervención quirúrgica y de unos seis meses de baja, por lo que se perderá la Eurocopa 2016, donde iba a ser uno de los fijos en el once inicial de Italia.

El Roma, tercer clasificado, a catorce puntos, sufrió para sacar un empate en terreno del Atalanta (3-3), con gol final del “capitano” romanista Francesco Totti (m.86), apenas nueve minutos después de saltar al terreno de juego.

“Pupone”, apodo del Totti, a sus 39 años y siete meses, apenas juega y mantiene una cierta disputa con un club al que ha dado todo y, ahora, desea que “cuelgue las botas”. Lo que no parece desear el jugador.

En Inglaterra, un polémico penalti transformado en el tiempo añadido (m.95) por el argentino José Leonardo Ulloa evitó la derrota local ante el West Ham del líder Leicester (2-2), que acusó la expulsión de Jamie Vardy al inicio de la segunda mitad.

El conjunto de Claudio Ranieri lidera, ahora, con ocho puntos sobre el Tottenham, pero este tiene un partido menos, que recuperará el lunes en casa del Stoke. De ganar el conjunto del argentino Mauricio Pochettino, la lucha por el título recuperaría emoción.

Muy lejos, a trece puntos, están el Manchester City y el Arsenal. El primero se impusieron en su visita a un perdido Chelsea (0-3), con tres tantos del argentino Sergio “Kun” Agüero; el segundo, cedió un empate ante el modesto Crystal Palace (1-1).

El Manchester United, quinto, ganó al Aston Villa (1-0), con un tanto del joven Marcus Rashford, lo que le mantiene aún con esperanzas de, al menos, alcanzar la última plaza de acceso a la Liga de Campeones. Está a cuatro puntos.

La Bundesliga sigue cada vez más cerca del Bayern Múnich de Pep Guardiola. Tras ganar al Schalke (3-0), con dos de los tantos a cargo del polaco Robert Lewandowski, y el tercero del chileno Arturo Vidal, mantiene los siete puntos de ventaja sobre el Borussia Dortmund, que se repuso de su eliminación de la Liga Europa ganando al Hamburgo (3-0). Pero queda una jornada menos, sólo cuatro.

En Francia, con el París Saint Germain ya campeón desde hace muchas jornadas, lo más interesante fue la goleada del conjunto parisino al Caen (6-0), con dos tantos de Ibrahimovic, y uno del uruguayo Edinson Cavani, del argentino Ángel Di María, del brasileño Maxwell y del francés Blaise Matuidi.

La Liga holandesa se calienta en la lucha por el título. El empate, y gracias, casero del Ajax con el Utrecht (2-2), con los visitantes ganando 0-2 en el minuto 85, ha permitido que el PSV, que se impuso a domicilio al Roda (0-3), le haya igualado en lo más alto de la clasificación.

Portugal ve, ahora, al Sporting Lisboa como líder. Se impuso al Moreirense (0-1) y saca un punto al Benfica, que puede recuperar este lunes el liderato si se impone al Setubal. EFE.