Compartir

Iñaki Dufour

Madrid, 14 abr (EFE).- El Atlético de Madrid aguarda este viernes su rival en las semifinales de la Liga de Campeones entre las dos revanchas pendientes con Real Madrid y Bayern Múnich, los dos clubes que le privaron del título en sus dos finales en el torneo, o el esperado reencuentro con Sergio 'Kun' Agüero en el Manchester City.

A sólo dos partidos de su tercera final de la Copa de Europa, son las tres opciones en la siguiente ronda para el equipo rojiblanco, que se superó de nuevo a sí mismo con un partido muy completo contra el Barcelona, al que primero golpeó con el 1-0, al que luego aguantó con ese marcador y al que sentenció con el 2-0 en el minuto 87.

A las 11.30, en la sede a la UEFA en la ciudad suiza de Nyon, conocerá su próximo rival en semifinales, que se jugarán el 26 o 27 de abril, la ida, y el 3 o 4 de mayo, la vuelta. Hay tres posibilidades: Manchester City, Real Madrid y Bayern Múnich. Con todos hay muchos alicientes; con los dos últimos, deudas pendientes.

Con el poderoso conjunto alemán hace 41 años, desde la temporada 1973-74, en el estadio Heysel de Bruselas, cuando alcanzó su primera final en el torneo, aquel 15 de mayo de 1974 de triste recuerdo para jugadores y afición rojiblanca, cuando tuvo el título en su mano.

En el último suspiro de la prórroga, cuando el Atlético mandaba en el marcador desde el minuto 114 con un golazo de falta directa del legendario Luis Aragonés, se escapó el triunfo con un tiro lejano de Hans-Georg Schwarzenbeck, que batió a Miguel Reina. Fue un palo durísimo. “Anímicamente, aquel gol nos mató”, recordó después Adelardo Rodríguez, el capitán de aquel fantástico conjunto.

No sólo por el desenlace de ese encuentro, sino también dos días más tarde, en el mismo escenario, en el duelo de desempate, sin opción rojiblanca y ganado por el Bayern de Gerd Muller, Uli Hoeness, Paul Breitner, Franz Beckenbauer o Sepp Maier por 4-0.

Una derrota cruel, como la que sufrió en su otra final de la Liga de Campeones, en 2014, frente al Real Madrid en Lisboa. El Atlético ganaba 0-1 con un cabezazo del uruguayo Diego Godín en el primer tiempo. Hasta el minuto 93, hasta que un testarazo de Sergio Ramos provocó una prórroga agónica y de final fatal para los rojiblancos.

En los treinta minutos extra, el Atlético, exhausto, fue doblegado con tres goles más del Real Madrid (4-1). De aquella final hasta ahora, en la plantilla rojiblanca permanece todo el cuerpo técnico, encabezado por Diego Simeone, y ocho futbolistas: Filipe Luis, Juanfran Torres, Diego Godín, Gabi Fernández, José María Giménez, Koke Resurrección, Tiago Mendes y Óliver Torres.

Filipe Luis, más allá de aquel episodio o de que el Madrid eliminara al Atlético el pasado curso en cuartos, desea esquivar al conjunto blanco ahora en semifinales: “Preferimos que no sea el Real Madrid. No podemos elegir, pero si podemos evitarlo mejor, porque ya nos conocemos mucho y son un equipo muy peligroso en Europa”.

La otra opción es el Manchester City del argentino Sergio 'Kun' Agüero; un reencuentro esperado y deseado por la afición desde hace años, desde que el atacante, autor de 101 goles en 232 encuentros oficiales y campeón de la Liga Europa y la Supercopa con el Atlético entre 2006 y 2011, anunció su deseo de irse del club rojiblanco.

Era la “hora de partir”, según dijo él propio delantero en un comunicado nocturno en su página web oficial el 24 de mayo de 2011, dos días después de haber terminado la Liga y unas horas más tarde de haberse presentado en el Vicente Calderón para expresar su decisión “indeclinable” de marcharse del conjunto madrileño.

Una decisión que dolió mucho a la afición del Atlético. Agüero era la referencia, su 'crack' en aquellos tiempos. Ahora hay más en el Atlético y, sobre todo, un equipo, el que ha dado el salto a las semifinales de la Liga de Campeones por segunda vez en tres años. En ese periodo sólo dos clubes han estado presentes en esta fase en cada una de las tres temporadas más recientes: Bayern y Real Madrid.

Ahí ya espera rival. “¿El Real Madrid? Igual que cualquiera que toque. Sabemos que son tres equipos muy difíciles de jugar, que no lo vamos a tener nada fácil. El que toque, bienvenido sea”, dijo el francés Lucas Hernández, mientras Antoine Griezmann recurría al discurso del “partido a partido”. “Y ya veremos”, apostilló.

“Sabemos que son todos grandísimos equipos. Para nosotros, como Atlético de Madrid, estar dentro de los cuatro mejores de Europa es un paso importante, no otra cosa, no es extraordinario, es un paso importante porque esperamos que haya más”, remarcó entre tanto el argentino Diego Simeone, el líder de un equipo más que consolidado entre la elite del fútbol continental, de nuevo en las semifinales. EFE