Quantcast
domingo, 1 noviembre 2020 2:28

El Valencia en la encrucijada

Alfonso Gil

Valencia, 27 mar (EFE).- El Valencia afronta el tramo final de la temporada en la encrucijada con la necesidad de mantener la distancia con las posiciones de descenso tras una campaña decepcionante en la que siempre ha estado lejos de los objetivos marcados.

La falta de un estilo propio, los problemas de calidad y estado de forma de algunos jugadores, la irregularidad, varias lesiones y últimamente hasta la ansiedad han hecho aflorar deficiencias que un año antes quedaban eclipsadas por la efectividad del equipo.

A pesar del buen rendimiento de los tres porteros (Alves, Ryan y Doménech) y algún otro detalle concreto, el equipo ha echado en falta mayores prestaciones por parte de hombres como Rodrigo Moreno, Álvaro Negredo, Aymen Abdennour, Aderlan Santos, Ruben Vezo, Sofiane Feghouli o Rodrigo de Paul.

Entre las claves de la actual situación de un Valencia que vive uno de los peores momentos de su historia deportiva, se encuentran:

1.- Un propietario. Peter Lim es el máximo accionista del club y aunque con la compra de la entidad evitó la desaparición del Valencia, reside a 11.000 kilómetros, no habla el idioma y apenas percibe la esencia de valencianismo. El nexo entre Lim y el Valencia fue Amadeo Salvo, el anterior presidente, quien no está en el club desde el pasado verano. La afición ve en Lim un dueño, no un proyecto.

2.- Dos entrenadores. Nuno Espirito Santo y Gary Neville han dirigido al Valencia durante esta campaña sin que ninguno haya asentado un modelo futbolístico. Se les considera dos amigos de Lim que entrenan al Valencia, antes que técnicos cualificados que, a su vez, tengan amistad con el propietario. Nuno, además, eliminó la figura del director deportivo y asumió sus funciones con poco éxito, mientras que el club hace un par de meses recuperó a Suso García Pitarch para esta función.

3.- Tres asistentes. Neville, que tampoco habla castellano, trabaja junto a un grupo de asistentes (su hermano Phil, Miguel Ángel Angulo y Pako Ayestarán), que no han contribuido a que el Valencia enderezara su rumbo.

4.- Cuatro competiciones. El Valencia no ha estado a la altura en ninguna de las cuatro competiciones en las que ha participado. En Liga es décimo cuarto con 34 puntos; en la Copa llegó a semifinales, pero el Barcelona no le dio opción; en su grupo de la Liga de Campeones, ante rivales aparentemente accesibles, se quedó en el tercer puesto y en la Liga Europa ha caído en octavos de final.

5.- Cinco fichajes. Ninguno de los cinco jugadores de campo llegados el pasado verano (Aderlan Santos, Danilo Barbosa, Zakkaria Bakkali, Santi Mina y Aymen Abdennour) ha destacado hasta el momento, aunque alguno haya ofrecido un rendimiento puntual aceptable. El meta Matt Ryan ha sido el mejor de entre los llegados al principio de la campaña.

6.- Puntos necesarios. Seis son los puntos que el Valencia debe sumar para llegar a los cuarenta, cifra con la que se considera que se puede mantener la categoría. A ninguno de los ocho rivales a los que todavía debe enfrentarse consiguió ganar en la primera vuelta, aunque sumó cinco empates.

7.- 7-0. La derrota por 7-0 en la semifinal de la Copa del Rey ante el Barcelona ha sido el trago más amargo de la actual temporada. Fue el reflejo de una serie de carencias que también ha mostrado en otras ocasiones, aunque sin tanta contundencia.

8.- Partidos ganados. Tras la disputa de las primeras treinta jornadas de competición, el Valencia solo ha ganado ocho encuentros, cuatro en casa y cuatro a domicilio.

9.- Paco Alcácer. El nueve del Valencia y principal referencia ofensiva del equipo ha marcado dos goles en Copa del Rey y nueve en la Liga, pero en esta competición lleva diez partidos sin ver puerta, aunque ha estado lesionado. Se encuentra casi siempre desabastecido de balón y su participación en el juego es mucho menor de la deseada.

10.- Rapid de Viena. El récord histórico conseguido en una eliminatoria de la Liga Europa por el Valencia al eliminar al Rapid por un marcador global de 10-0 ni siquiera ha servido para dar una satisfacción al valencianismo, que en toda la temporada no se ha llevado ni una verdadera alegría. EFE

Comentarios de Facebook