Compartir

Diego Costa no controla sus emociones. La frustración y las situaciones límite le superan. En los minutos finales del partido entre el Chelsea y Everton, correspondiente a los cuartos de final de la FA Cup, el jugador fue expulsado tras darle un mordisco a Gareth Barry.

En el minuto 84 del partido, Costa recibió una falta por parte de Barry. El delantero se levantó rápidamente y se enfrentó al mediocampista inglés al que le hizo un amago de pegarle un cabezazo.

La cosa no quedaría ahí, el ex jugador del Atlético de Madrid acercó su cara y le pegó un mordisco en el cuello al jugador del Everton, al más puro estilo vampiro. ¿Querías más? Con Costa nunca parece bastante. Siempre quiere llevar las situaciones más al límite y tras la polémica acción, al árbitro no le tembló el pulso y le expulsó. ¿Qué hizo? En una falta de respeto intolerable escupió al colegiado o eso parece, si se estudian las imágenes con calma.

¿Cuál puede ser el resultado? Está por ver, pero la cabeza del seleccionador español debe esta hecha un lío pensado en los delanteros que llevará a la Eurocopa 2016 de Francia. En principio, Diego Costa debería ir, pero…