lunes, 28 septiembre 2020 12:25

La temporada de esquí repunta justo antes de terminar

Después de una temporada bastante irregular, con un invierno con muy poca nieve, el sector de esquí en el Pirineo ha podido revitalizarse a causa de la nevada de principios de marzo. Gracias a esto las estaciones que no pudieron ser inauguradas, como es el caso de Turixen La Vansa, por fin fueron estrenadas y se está apostando que al final de la temporada, a principios de abril, por la ventaja de una celebración de Semana Santa temprana, a finales de este mes, consiga aumentar los ingresos y lograr recuperar esta industria que estaba a riesgo a causa de la poca nieve caída.

Es a causa de este repunte y mejoras metodológicas que las principales estaciones, como la estación ilerdense de Baqueira Beret, la oscense de Formigal-Panticosa y la Sierra Nevada, con sus 925 kilómetros de nieve, se preparan para ofrecer una gran cantidad de actividades en las próximas semanas. Ejemplo de esto lo vemos en las ofertas en Grandvalira.

La estación de Grandvalira, que es considerada una de las mejores de España tanto por su extensión como por su dominio por la capacidad organizativa y su pasión por la nieve, ofrecerá no solo un grosor de nieve polvo/dura entre 50 y 120 centímetros, sino dos competiciones espectaculares; una es el Campeonato del mundo de corredores de kilometro lanzado (K), que se celebrará entre el 10 y el 13 de marzo y la otra, doceava edición del Total Fight Masters of Freestyle, tendrá lugar en la semana de Pascuas, del 24 al 26 de marzo y el 1 y 2 de abril.

Adicional a ello, para culminar la temporada y las pequeñas vacaciones en familia o con un ser querido, Grandvalira ofrece varias actividades fuera de esquiar, como lo es la posibilidad de hospedarse en un hotel iglú construido completamente con hielo y nieve. Tiene acceso mediante retrack y se puede disfrutar de un fondue en su restaurante, relajarse en el jacuzzi o sauna, con la luna de testigo, sintiéndose como un auténtico esquimal.

También se podría optar por un paseo nocturno en moto de nieve, para ver y sentirse unido a la naturaleza e incluso convertir la experiencia en una romántica con su pareja.