Compartir

Madrid, 5 mar (EFE).- La vigésima octava jornada de la Liga Adelante reequilibró hoy la tercera posición, aún en poder del Oviedo, doblegado este sábado en Mallorca (1-0) tras una racha de doce partidos sin perder, pero ya igualado con el Córdoba, ganador 1-2 en Bilbao, en un día con derrota del Osasuna en Lugo (2-0).

La tercera plaza sigue en 46 puntos, después del tropiezo del conjunto asturiano en Mallorca, donde una discutida expulsión en el minuto 37 de Dani Bautista dejó en inferioridad numérica al Oviedo, que, además, recibió el 1-0 en una acción desafortunada en el inicio del segundo tiempo con un gol en propia puerta de David Fernández.

Su intento de despeje a un centro lateral terminó en la red de su portería, detuvo la racha de doce partidos sin perder del Oviedo y calmó la presión sobre el Leganés y el Alavés, los dos primeros de la clasificación por ese orden y que afrontarán este domingo sus duelos de la jornada 28 ante Albacete y Zaragoza, respectivamente.

Para el Mallorca, en cambio, fue un alivio en la zona baja, después de tres encuentros sin ganar, dos de ellos en su propio estadio, y ante la amenaza por detrás de la zona de descenso. Su ventaja respecto a esas posiciones pasa de uno a cuatro puntos, a falta de que Albacete y Almería disputen sus partidos dominicales.

El Osasuna, derrotado en Lugo con goles de Ángel Dealbert y Pablo Caballero en la segunda parte (2-0), desaprovechó el fin de la racha del Oviedo, pero no el Córdoba, que doblegó por 1-2 al Bilbao Athletic liderado por el rumano Florin Andone, goleador en el 0-1 y objeto de penalti en el 0-2 en el 60, muy protestado por los jugadores rojiblancos y transformado por Fidel con la izquierda.

Un golpe contra la reacción del filial bilbaíno, que anotó el 1-2 en el minuto 89 por medio de Aketxe y que había ganado dos de sus cuatro partidos más recientes, pero que prosigue con su preocupante camino por la zona de descenso a Segunda División B, de la que no se ha movido en las últimas 23 jornadas. Vuelve al último puesto.

Del fondo de la clasificación salió el Llagostera con un 1-1 en el estadio Martínez Valero frente al Elche, que perdió la opción de acercarse a los seis primeros puestos. En su quinto partido sin ganar, el conjunto ilicitano al menos salvó un punto con un gol de Sergio León en el minuto 84 y con una parada final de Javi Jiménez.

Antes, David Querol había adelantado al conjunto catalán. El atacante aprovechó una indecisión defensiva entre José Ángel y el portero Javi Jiménez para meter la pierna, tocar el balón y marcar el 0-1 para el Llagostera, insuficiente para conseguir su primera victoria del curso a domicilio. Está a cinco puntos de la salvación.

Hasta el noveno puesto, entre tanto, saltó el Girona, en su mejor posición desde la primera jornada con su victoria en casa contra el Mirandés (2-0). Sus dos goles fueron en la segunda parte, uno en el minuto 47 de Kiko Olivas tras un saque de esquina y otro en el 71 de Cristian Herrera con un afortunado remate que desvió un defensa.

El equipo catalán enlaza su octavo partido sin derrota y ya avista la promoción de ascenso, al mismo tiempo que adelanta en la tabla al Mirandés, al que sus cuatro encuentros consecutivos sin ganar mantienen aún inaccesible el asalto a las seis primeras plazas, de la que le separan tres puntos, como al Girona. EFE