Compartir

Vitoria, 28 feb (EFE).- La derrota del Alavés en el duelo ante el Leganés, 2-0, ha supuesto para los albiazules quedar apeados de primer puesto de la Liga Adelante que han ocupado durante las nueve jornadas de los dos últimos meses.

Los vitorianos ceden ese privilegiado puesto que ocupaban desde mediados de diciembre tras superar a la Ponferradina, 0-1, en el estadio de El Toralín.

Desde la jornada 18 los de José Bordalás se han manejado desde lo más alto de la tabla y han logrado cuatro triunfos, tres empates y dos derrotas en este tiempo.

El tropiezo en el estadio de Butarque deja a los albiazules con 48 puntos, ubicados todavía en posiciones de ascenso directo, y solo tienen por delante al conjunto madrileño que con 49 se ha convertido en el nuevo líder de la Liga Adelante.

El Alavés ha sucumbido a la maldición de Butarque y a la fortaleza del Leganés en su estadio que le mantiene como único conjunto de la competición que no ha cedido un partido en su estadio.

Los madrileños han disputado 14 partidos ante su hinchada y solo han cedido cinco empates y han solventado con triunfos los nueve restantes.

El partido en Butarque ha servido también para que el Alavés ponga el punto final a su liderato y pierda de nuevo un partido lejos de Vitoria.

Desde la jornada 12, el pasado 7 de noviembre, no regresaban de vacío los albiazules de sus desplazamientos. A lo largo de estos tres meses y medio han logrado cuatro victorias y dos empates en los seis partidos previos al tropiezo en Leganés.

El Alavés arañó la victoria en los campos del Elche, Valladolid, Ponferrada y Soria y sumó un punto en las visitas a Oviedo y Miranda antes de volver a perder como visitante en Leganés. EFE

1010976