Compartir

El primer tiempo fue de estudio. Apenas una acción de peligro por lado, lo que hizo que ambos entrenadores dieran alguna dosis de café cargado en el vestuario, ya que en la segunda mitad fue distinta, con más insinuaciones y situaciones de peligro. Así, CR7 sacó a relucir su experiencia con un gol muy bueno y que rompe su racha de duelos sin marcar fuera de casa. Ese fue un gol de individualidad, pero si hablamos de jerarquía colectiva, ello lo materializó Jesé con una conquista que abona el terreno para la vuelta del 8 de marzo.

El equipo de Zinedine Zidane, que debutó en la competición como primer técnico madridista, tomó el mando del balón desde el comienzo, ante un Roma muy cerrado atrás. El conjunto blanco intentó mover mucho el balón y dio un primer aviso con una falta directa del portugués Cristiano Ronaldo, que terminó fuera (m. 7).

Con el pasar de los minutos, el Madrid perdió acierto en la creación del juego y los romanos lograron acercarse a la portería rival aprovechando la velocidad del egipcio Mohammed Salah y de Stephan El Shaarawy. Precisamente el nuevo fichaje romanista creó la primera ocasión para el Roma, con un remate fuera tras una combinación con el argentino Diego Perotti (m. 17).

Sin embargo, el conjunto blanco tomó más la iniciativa pero le costó encontrar espacios ante una defensa romana muy atenta. La oportunidad más clara de la primera mitad fue para Marcelo (m. 33), titular tras superar su lesión, que remató de volea desde la esquina del área de penalti rozando un gran gol.

El Real Madrid salió con más intensidad en la segunda mitad y logró adelantarse gracias a un gran gol de Cristiano Ronaldo (m. 57), que controló un pase al hueco de Marcelo en la banda izquierda, regateó a Florenzi y batió al arquero con un violento derechazo, anotando su duodécimo tanto en los siete partidos de Liga Campeones disputados y acabando con cualquier polémica sobre su sequía fuera del Bernabéu.

Tras el gol recibido y algunos minutos de confusión, el Roma subió su presión y creó unas buenas oportunidades ofensivas con Salah, que apretó mucho en la banda izquierda, y con el francés William Vainqueur, que lo intentó con una violenta derecha desde fuera del área, que terminó fuera por poco.

En la recta final del duelo, el Madrid dispuso de más espacios ofensivos y, tras dos avisos de Cristiano Ronaldo, que rozó el gol de cabeza, cerró el duelo con un gran gol del recién entrado Jesé Rodríguez. El canario encaró al francés Lucas Digne y remató con la derecha sin dejar opción al portero Szczesny (m. 86).

A falta de tres minutos para el final, el técnico italiano Luciano Spalletti dio entrada al histórico capitán del Roma, Francesco Totti, de forma casi testimonial.

El Real Madrid resguardó su clara ventaja con un merecido triunfo y que le pone muy de cara la eliminatoria. El partido de vuelta se disputará el próximo 8 de marzo en el Santiago Bernabéu.