Compartir

Antes de que diese comienzo el mayor espectáculo deportivo del año, todos los focos apuntaban hacia Lady Gaga. Lejos de su habitual papel, la artista puso la carga emotiva con su sensacional actuación del himno de Estados Unidos. Después de interpretar “uno de los grandes honores de mi carrera”, la cantante dejó paso a los verdaderos protagonistas de la noche.

Denver Broncos se proclamó campeón de la Super Bowl al imponerse (24-10) a Carolina Panthers, gracias en parte a la sensacional actuación de Von Miller. El potente defensa, nombrado jugador más valioso del encuentro, fue clave en varias acciones del encuentro e hizo posible que Peyton Manning, una leyenda de este deporte, pueda retirarse levantando un título de Super Bowl.

A sus 40 años, el quarterback no realizó uno de sus partidos más brillantes, al igual que no ha destacado en exceso durante el resto de la temporada. Sin embargo, en plena celebración, Manning reconoció ante los medios de comunicación que tiene que “reflexionar” antes de tomar una decisión.

En cuanto al espectáculo del descanso, Beyoncé no decepcionó al público acompañada en el escenario por Coldplay y Bruno Mars. Chris Martin y su banda fueron los encargados de abrir el show, después llegó el intérprete de 'Uptown Funk!' y por último irrumpió en escena la ex de Destiny's Child para desatar la locura en las gradas del Levi's Stadium.