Compartir

No se trataba de dirimir diferencias irreconciliables de las dos estrellas del deporte. Ni mucho menos. Nadie insultó a nadie. No había pulso entre egos. Estamos hablando de una iniciativa solidaria por la que Ibrahimovic y Chabal se encontraron en el cuadrilátero para una pelea que no provocó ríos de sangre, sino, como es lógico, ríos de tinta. El combate, un auténtico teatro, la verdad, se celebró por una buena causa y sirvió para recaudar fondos para la asociación 'Restos du Cur' -Restaurantes del corazón, dedicada a la distribución gratuita de alimentos a las clases de menor poder adquisitivo-.

La 'pelea' era un número más de un espectáculo organizado en la ciudad de la luz por 'Les Enfoirés', una agrupación de personalidades famosas del mundo de la cultura y el deporte a beneficio de la anterior ONG. Pero ojo, porque aunque no hubo tortas, algunas miraditas pueden helar la sangre. 

La mejor de las fotos sobre las caritas de ambas 'bestias' la mostró tras su actuación, el delantero del PSG, que  compartió en las redes sociales una fotografía con Chabal y un mensaje, con el que reconocía su admiración por este mito del deporte galo: “Y yo que pensaba que era la única bestia de Francia…”.