miércoles, 23 septiembre 2020 12:23

El Atlético pierde el liderato al empatar (0-0) frente a un Sevilla con diez

El empate sin goles del Vicente Calderón aleja a los de Diego Simeone del liderato, que ya ocupa, tras la victoria del sábado, el FC Barcelona. Y es que el día que Antoine Gierzmann no ve portería el Atlético se queda tieso en ataque y demuestra toda su incapacidad para convertir en gol las ocasiones que, por otra parte, sí que crea.

El juego comenzó escorado en la banda izquierda del ataque rojiblanco, donde Koke y Filipe Luis, intentaban profundizar hasta línea de fondo. No había espacios y el atasco de los dos conjuntos en el centro del campo era mayúsculo, y los ejercicios de presión parecían ganarle la partida a la iniciativa de toque de los mediocentros de más calidad.

La propuesta de Unai Emery quedó clara en los dos primeros ataques hispalenses, donde Banega mandó dos balones en largo por arriba para que Llorente se hiciera fuerte entre los centrales. El Sevilla renunciaba a la velocidad y la profundidad que le han ofrecido en las últimas jornadas Gameiro, Krohn-Dehli y Konoplyanka para dibujar un equipo preparado par el choque y el balón aéreo.

A los diez minutos del partido llegó la primera ocasión del Atlético de Madrid, con una gran jugada que llegó cuando Griezmann, dentro del área, ponía el balón en la frontal y Gabi remataba, aunque lejos del marco defendido por Sergio Rico. La intensidad del equipo rojiblanco era mayor y estaba superando a la del Sevilla, incómodo en esos minutos sobre el terreno de juego aunque no renunciaba a su planteamiento de balones largos y juego aéreo en cada jugada en la que superaba el centro del campo.

A pesar de los problemas y la guerra de guerrillas en el centro por hacerse con cada metro del campo, el Atlético comenzó a llevar algo más la iniciativa y volvió a gozar de una nueva ocasión aunque sin ir entre los tres palos de nuevo. Sí llevó más peligro la siguiente jugada en el área defendida por Oblak; un inesperado resbalón de Juanfran posibilitó el avance sevillista, aunque el disparo de Banega llegando en segunda línea tropezó en la defensa rojiblanca.

En la segunda mitad, el Atlético movió fichas dando entrada a Yannick Carrasco y dejando en el vestuario a Augusto, que no estuvo del todo acertado en la primera mitad, algo que descaradamente basculó el juego rojiblanco a la banda izquierda con el belga y Filipe Luis.

Desde esa banda, aunque desde las botas de Koke, llegó el centro que remató de cabeza Antoine Griezmann, llegando en velocidad, y estrelló en la madera

Las lesiones y molestias acompañaron al conjunto andaluz en los siguientes minutos. Primero Escudero, que fue sustituido por Krohn-Dehli, y después Llorente, que se dolió de su rodilla derecha tras un golpe en un choque con Savic.

Pasado el primer cuarto de hora de la segunda mitad, el colegiado expulsó por doble amarilla a Vitolo tras una falta sobre Vietto en el lateral del área cuando el argentino se adentraba en el área. Algo que enfadó mucho a Emery, que no paró de protestar hasta que el Iglesias Villanueva se acercó para indicarle que también estaba expulsado.

Minutos después funcionó el laboratorio del 'Cholo' Simeone y el 'Mono' Burgos, que cerca estuvo de dar sus frutos tras un buen desmarque y disparo de Carrasco que repelió muy bien Sergio Rico. El Sevilla comenzó a sufrir con un jugador menos y pasó a defender como podía los ataques rojiblancos, dejando de lado las tareas ofensivas con Gameiro ya en el campo.

De ahí al final fue un acoso y derribo del Atlético que resultó infructuoso. Así terminó el partido, con un punto que aleja al Atlético de Madrid del liderato y mantiene al Sevilla sin ganar lejos del Sánchez Pizjuán.