Compartir

David Ramiro

Madrid, 20 ene (EFE).- La última lesión sufrida por el extremo Adrián Embarba, la segunda de la temporada, se une a la larga lista de bajas que está sufriendo el Rayo Vallecano, que ha perdido en los cinco primeros meses de competición a cuatro jugadores para lo que resta de campaña y otros cinco han estado de baja periodos largos.

El primer lesionado de la temporada fue precisamente Embarba, que, debido a una lesión en el pie izquierdo, se perdió las dos primeras jornadas ante Valencia y Celta de Vigo.

El arranque liguero el 22 de agosto de 2015 contra el Valencia traería al Rayo otra mala noticia con la lesión del lateral Tito, que sufrió una rotura en el aductor mediano del muslo izquierdo y no volvió a competir hasta dos meses después, el 23 de octubre, frente al Espanyol. En pretemporada, el futbolista madrileño ya había sufrido la misma lesión, pero en la pierna derecha.

Pocos días después de la reaparición de Tito, el 27 de octubre, el portero David Cobeño, que permanecía lesionado desde finales de agosto, tras la primera jornada, fue operado satisfactoriamente de una hernia discal a nivel lumbar que le mantiene de baja desde entonces.

La segunda jornada de Liga frente al Celta de Vigo volvió a dejar una nueva lesión en el Rayo, la del portugués Zé Castro, que sufrió una rotura fibrilar en el bíceps femoral del muslo izquierdo.

El central portugués reapareció más de un mes después, el 4 de octubre, pero en otros dos tramos, a mitad de noviembre y en diciembre, volvió a perderse partidos aquejado de diversas molestias.

El 23 de septiembre, en el partido contra el Sporting de Gijón, el centrocampista Pablo Hernández sufrió una rotura en el bíceps femoral del muslo derecho, una lesión que le mantuvo de baja varias semanas, hasta su reaparición el 1 de noviembre contra el Eibar.

Ese mes de noviembre fue nefasto para los intereses del Rayo Vallecano, que perdió a dos jugadores importantes dentro de su esquema para lo que resta de temporada.

Uno fue el portero Toño, que se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda cuando más determinante estaba siendo con sus actuaciones salvando puntos para su equipo.

La lesión de Toño supuso un problema para el Rayo, en un momento en el que además los dos porteros del filial, Alex Campos y Alberto Ruiz, también se encontraban lesionados. Con tanto contratiempo, Juan Carlos Martín se quedó como único guardameta disponible y el club tuvo que apresurarse a incorporar al valencianista Yoel Rodríguez para reforzar la portería.

La segunda baja del mes de noviembre fue la del lateral izquierdo rumano Razvan Rat, que sufrió una lesión en el hombro derecho cuando se encontraba con su selección y que le obligó a pasar por el quirófano mes y medio después, el 5 de enero de este 2016. Tras la operación, Paco Jémez desveló que su recuperación se alargaría toda la temporada.

Antes de acabar el año, en la primera semana de diciembre, el centrocampista alemán Patrick Ebert se rompió el tendón de Aquiles frente al Villarreal y se unió a la lista de lesionados que se perderían lo que resta de temporada.

El año tampoco ha comenzado bien para el Rayo en cuanto a lesionados se refiere puesto que el 30 de diciembre, tras el parón navideño, el central Antonio Amaya se retiró del calentamiento previo al choque frente al Atlético de Madrid y unos días después, el 5 de enero, el club informó que el jugador sufría una rotura fibrilar en el bíceps femoral del muslo derecho que le mantiene de baja.

La última lesión que ha engrosado la nómina que padece el Rayo es la de Adrián Embarba, que sufre un esguince en el tobillo derecho y estará un tiempo inicial estimado de baja de tres a cuatro semanas.

EFE

1011041