Compartir

David Ramiro

Alcorcón (Madrid), 17 ene (EFE).- El Alcorcón, pese a la derrota en la última jornada frente al Elche, ha finalizado la primera vuelta del campeonato entre los seis primeros y se ha postulado como un firme candidato a la pelea que en los próximos meses se librará de manera definitiva por las tres plazas que dan acceso a Primera.

El conjunto madrileño, en su sexta temporada en Segunda, está afrontando bajo las riendas de Juan Ramón López Muñiz el desafío de volver a pelear por un ascenso que tuvo cerca en 2012 y 2013, cuando disputó sendas promociones a las órdenes de Juan Antonio Anquela y José Bordalás, respectivamente.

Hasta el momento, Muñiz ha sabido gestionar con éxito una plantilla extensa y muy renovada a la que ha impreso un sello de fútbol vistoso, de toque y de corte ofensivo que ha vuelto a ilusionar a la afición después de dos temporadas anteriores muy irregulares.

Uno de los puntos fuertes del Alcorcón, y sobre el que están basando parte de su éxito, es la fortaleza defensiva, con una zaga titular compuesta por el portugués Nelson y Carlos Bellvis en los laterales, y Chema Rodríguez y el togolés Djené en el centro.

Por detrás, el guardameta Marko Dmitrovic, procedente del Charlton inglés, se ha convertido en un seguro para la portería alfarera hasta el punto que la selección serbia lo ha convocado en estos últimos meses para atender varios compromisos internacionales.

En la actual plantilla destaca la presencia del veterano centrocampista Rubén Sanz, único integrante de aquellos años dorados que vivió el Alcorcón entre 2009 y 2013, en los que se eliminó al Real Madrid de la Copa del Rey, se logró subir a Segunda y se disputaron dos promociones de ascenso a Primera.

El centrocampista vallisoletano, de 35 años, está viviendo una temporada atípica, puesto que su rol dentro del equipo ha cambiado y su aportación está siendo más a nivel de vestuario que sobre el césped, ya que solo ha disputado dos partidos, uno de Liga y otro de Copa.

El papel secundario que está teniendo Rubén Sanz se debe a la llegada de jugadores como José Campaña, Dani Toribio o Natxo Insa, y a la continuidad de Fausto Tienza, todos ellos habituales en las convocatorias de Muñiz y que están dando un gran rendimiento en el terreno de juego.

En el apartado ofensivo, la principal referencia sigue siendo el toledano David Rodríguez, que lleva once goles marcados, aunque Máyor, con dos, y sobre todo Oscar Plano, que ya suma seis, también se están convirtiendo en jugadores determinantes.

Para encarar con garantías de éxito la segunda vuelta del campeonato, el Alcorcón ya se ha reforzado en el mercado de invierno con el extremo balear Dani Benítez, que no podrá competir hasta el 16 de febrero, fecha en la que acaba su sanción de dos años por un positivo de cocaína cuando era jugador de Primera en el Granada.

El mejor rendimiento del Alcorcón está siendo en Santo Domingo, dónde ha sumado veintiún puntos, entre ellos los tres de la goleada (6-1) que endosó a la Llagostera en la décima jornada, la más abultada de su historia en la categoría.

Los 34 puntos sumados en las primeras veintiún jornadas del campeonato suponen el segundo mejor registro del Alcorcón en la categoría. La mejor campaña, a estas alturas, fue la 2012/2013, con José Bordalás de entrenador, en la que el equipo completó la primera vuelta en cuarta posición con 38 puntos. EFE

1011041