Compartir

Fermín Zariquiegui

Pamplona, 17 ene (EFE).- Osasuna ha finalizado en cuarta posición la primera vuelta de la Liga Adelante, un logro inesperado al principio de temporada después de que en la pasada campaña, la primera tras el descenso, el equipo pamplonés lograra la permanencia en Segunda en el tiempo añadido de la última jornada.

Con el recuerdo siempre presente de la salvación en Sabadell, los 'rojillos' han protagonizado una primera vuelta notable para generar ilusión a una afición que sueña con recuperar la máxima categoría a pesar de varios condicionantes en contra, incluido el proceso judicial que investiga a antiguos dirigentes y empleados.

Osasuna, con la dirección de Enrique Martín, al que el club recurrió para salvar al equipo del descenso a Segunda B en las últimas jornadas de la pasada temporada, comenzó la campaña 2015/16 con la permanencia como único objetivo, pero ya nadie oculta que el ascenso es la meta tras una primera vuelta con 35 puntos.

El conjunto navarro es el único de la Liga Adelante que ha estado siempre en puestos de ascenso o de 'play-off' y pese a los últimos tropiezos en casa mantiene sus aspiraciones intactas como cuarto clasificado, a un punto del Oviedo, y a cuatro y uno del Alavés y del Córdoba, quienes cierran esta tarde su primera vuelta.

Mediatizado por la limitación a 18 fichas profesionales, Osasuna ha recurrido en tiempos de crisis a la cantera de Tajonar, que está respondiendo con creces y de hecho en el partido de ayer contra el Oviedo Martín alineó de inicio a nueve navarros.

Entre los destacados sobresalen Unai García, grata sorpresa de la temporada tras ser repescado de una cesión a un Segunda B, David García y Mikel Merino, ya consolidados en la categoría a pesar de cumplir su segundo año, y el pichichi Roberto Torres, en palabras de Martín, el mejor jugador de Segunda División.

El portero canario Nauzet Pérez, único que ha disputado todos los minutos, y el atacante esloveno Matej Pucko son dos de los fichajes que han cumplido con las expectativas, ya que apenas han tenido presencia jugadores como Luis Martins, Adrián Cruz o Bogdan Milic, quien incluso ha rescindido su contrato en el mercado invernal.

El club presidido por Luis Sabalza, que en diciembre pasado cumplió un año en el cargo, ha hecho un esfuerzo al fichar al delantero vasco Urko Vera, ya pretendido en pretemporada, en busca del acierto goleador que le falta al equipo para decantar algunos partidos, como los tres últimos en El Sadar.

Osasuna ha dejado escapar puntos en casa en encuentros donde ha sido muy superior al rival y ha cerrado la primera vuelta con una racha de cuatro partidos sin ganar en Pamplona, pero curiosamente ha sacado las mismas victorias fuera de casa, donde los navarros han sido más prácticos.

El equipo pamplonés, que ha estado ocho jornadas como líder, confía en su progresión durante la segunda vuelta para mantener las opciones hasta las últimas jornadas y asaltar el objetivo de un ascenso que ayudaría a neutralizar la deuda del club. EFE