Compartir

Fernando Czyz

Villa Carlos Paz (Argentina), 15 ene (EFE).- El francés Stephane Peterhansel (Peugeot) en coches y el australiano Toby Price (KTM) en motos administraron sus respectivas ventajas en esta penúltima etapa y se encaminan hacia la coronación en esta octava edición sudamericana del Dakar.

En coches, el finlandés Mikko Hirvonen (Mini) consiguió este viernes su primer triunfo en el Dakar, en la penúltima jornada de una competencia que unió las ciudades de San Juan y Villa Carlos Paz.

Con apenas nueve segundos de ventaja sobre el catarí Nasser Al Attiyah (Mini), el delante finlandés se estrenó en triunfos en el Dakar con el francés Michel Perin como navegante, el ex copiloto del español Nani Roma.

“Es muy importante haber logrado esta victoria en mi primer año en el Dakar. El coche respondió de forma excepcional para ser más rápido que los demás. Ahora intentaré alcanzar a De Villiers y quedarme con el tercer lugar del podio, que sería un resultado extraordinario”, expresó Hirvonen.

Esta es la tercera victoria de Mini en la competencia y la primera que no consigue Nasser Al Attiyah, el campeón defensor del título.

“En una etapa muy larga los Mini han demostrado todo su potencial. Quedé muy cerca de un nuevo triunfo en la especial y ahora buscaré terminar este Dakar con alegría”, sentenció Al Attiyah.

El tercer y cuarto lugar le correspondieron a los sudafricanos de Toyota, Leeroy Poulter y Giniel De Villiers, mientras que la quinta plaza fue para el español Nani Roma (Mini).

Tras esta penúltima etapa, y con tan solo 180 kilómetros cronometrados en el día de mañana, Stephane Peterhansel es el virtual ganador de la prueba con 40:59 minutos de ventaja sobre Al Attiyah y 1:07:16 sobre De Villiers.

“Todavía queda una etapa y en un Dakar nada se puede decir hasta cruzar la meta. No quiero hablar todavía ni de festejos ni de celebraciones. Eso me ha enseñado todo este tiempo en el Dakar”, expresó Peterhansel.

'Monsieur Dakar' irá mañana por su duodécima corona en esta competencia luego de las seis logradas en motos (1991, 1992, 1993, 1995, 1997 y 1998) y las cinco en coches (2004, 2005, 2007, 2012 y 2013).

En tanto, en motos el portugués Helder Rodrígues (Yamaha) se impuso en la penúltima etapa del Dakar, con el australiano Toby Price (KTM) en segundo lugar y virtual ganador entre las motos.

Helder Rodrígues, pese a que le sumaron tres minutos por una salida anticipada tras el repostaje de combustible, se adjudicó su primera etapa de esta edición 2016 que determinó la primera conquista de Yamaha desde la duodécima especial de 2014, cuando el francés Cyril Despres consiguió su última victoria en dos ruedas.

El luso Rodrígues se impuso con una ventaja de 4:32 minutos sobre Price, mientras que el argentino Kevin Benavides (Honda) arribó en la tercera posición a 4:55 del vencedor.

“Ha sido un bonito día para mí. En términos generales, la segunda semana me ha ido mucho mejor que la primera. El fin de semana pasado me hice daño en el hombro pero ahora me encuentro bien. He atacado para tratar de hacerme con la quinta posición, pero al mismo tiempo tenía que rodar de forma segura”, enfatizó un sonriente Rodrígues al llegar al campamento en Villa Carlos Paz.

Tras estos resultados, Price mantiene un cómodo liderato en la clasificación general con 37:39 minutos sobre el eslovaco Stefan Svitko, que hoy fue cuarto, mientras que el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) se subió al tercer peldaño del podio para evitar un triplete de KTM.

“Tengo las mejores sensaciones y se me pasa por la cabeza todo lo que he vivido en esta segunda experiencia en el Dakar. Mañana deberé mantenerme en dos ruedas y, sin arriesgar demasiado, llegar a la meta para festejar”, enfatizó el australiano.

En la lucha por el último lugar del podio, Quintanilla le ha sacado 4:19 al argentino Kevin Benavides, mientras que el portugués Helder Rodrígues se ubica un segundo detrás, en una disputa de la que ha quedado virtualmente fuera el francés Antoine Meo (KTM), tras su accidente de hoy.

“Ha sido una etapa complicada, con mucho barro y lluvia. En una ocasión me he caído en el barro. Además, la última parte de la general estaba muy resbaladiza. He aminorado un poco la marcha y rodado tranquilo hasta la meta. Al estar tan resbaladizo, resultaba peligroso. Hacia el kilómetro 430 he visto cómo Antoine (Meo) se caía. Me he parado para preguntarle si estaba bien”, relató el chileno Quintanilla.

“No me acuerdo de nada, solo de que el Iritrack ha sonado para llamarme después de la caída. Sé que en un momento dado iba en busca de un 'way point' y que he perdido tiempo. Y que acompañaba a Toby. Me he dado una buena leche. Me duele la mano, el cuello, la cabeza. Todo el cuerpo salvo el culo”, relató Meo.

Entre los españoles, Gerard Farrés (KTM-Himoinsa) fue séptimo y el debutante Armand Monleón (KTM), octavo; Iván Cervantes (KTM-Himoinsa) arribó decimotercero y justamente detrás Laia Sanz (KTM).

En la categoría de quads, el vencedor fue el argentino Marcos Patronelli (Yamaha), 9 segundos por delante del boliviano Walter Nosiglia (Honda) y a 49 segundos del ruso Sergei Karyakin (Yamaha).

Con una etapa por disputarse, Marcos Patronelli estiró a 4:23 minutos la diferencia sobre su hermano Alejandro y se encamina hacia su tercer título luego de los conseguidos en 2010 y 2013.

Por último, en camiones la victoria fue del holandés Pieter Versluis (Man), seguido por el argentino Federico Villagra (Iveco) a 3:14 minutos y el holandés Hans Stacey (Man) apenas cuatro segundos detrás.

El también holandés Gerard De Rooy (Iveco), que hoy fue quinto en la etapa, administró su ventaja y es virtual ganador ya que llega a la última especial con una distancia de poco más de una hora sobre el Kamaz del ruso Airat Mardeev, mientras que el argentino Villagra es la gran sorpresa con el tercer puesto.

Mañana la etapa total será de 699 kilómetros hasta la meta en Rosario, pero con tan sólo una especial de 180 kilómetros entre Villa Carlos Paz y la también ciudad rosarina de Río Cuarto. EFE

fca/cd