Inicio Deportes

El Levante se aferrará a la épica en la segunda vuelta

Compartir

Valencia, 11 ene (EFE).- El Levante cierra como colista con catorce puntos la primera vuelta de la Liga en la que el cambio de entrenador no propició la mejoría en la dinámica de un equipo que se aferrará a una épica remontada hasta final de curso para mantenerse en Primera División.

La competición dio comienzo con Lucas Alcaraz en el banquillo, quien tras la décima jornada de Liga fue sustituido por Joan Francesc Ferrer «Rubi».

El resumen numérico del Levante tras la primera mitad de temporada es demoledor, ya que solo acumula tres victorias al haber ganado en casa al Villarreal (1-0) y Rayo Vallecano (2-1) y al Sporting en Gijón por 0-3. Además, empató como local ante Sevilla, Eibar y Deportivo y a domicilio ante Las Palmas y Espanyol.

Las primeras cinco derrotas fueron suficientes para que el Levante destituyera a Lucas Alcaraz el 25 de octubre tras ser goleado en casa por la Real Sociedad (0-4).

En una breve reunión, el director deportivo, Manolo Salvador, se mostró contundente y decidió prescindir de los servicios del técnico andaluz, que el curso anterior había llegado a Valencia con la competición ya iniciada y logró la permanencia.

La llegada de Rubi en Valencia sirvió para que jugadores como Pedro López, David Navarro o Rubén García que no contaban para Alcaraz, volvieran al equipo titular.

Tras sumar cuatro puntos en sus tres primeras jornadas dio la sensación de que con el entrenador catalán el equipo abandonaría poco a poco los puestos de descenso.

Sin embargo, la derrota ante el Betis (0-1) el 27 de noviembre fue el inicio de una mala racha de cinco derrotas y un empate que hundieron al equipo en la tabla.

Justo en la última jornada de la primera vuelta, y ante un rival directo por la permanencia, el Levante rompió esta mala trayectoria al ganar por 2-1 al Rayo Vallecano.

Pese a ello, el Levante queda a expensas de una brillante segunda vuelta en la que deberá conseguir al menos veintiséis puntos para garantizarse la continuidad en la máxima categoría en la que confía el club.

Una de las facetas a mejorar es la goleadora. El Levante es el segundo peor equipo de Primera, con catorce goles a favor y sólo uno más que el Betis. De los cuatro delanteros que tiene en la plantilla sólo ha sido capaz de marcar el brasileño Deyverson, que es el máximo anotador con cinco tantos.

En el capítulo defensivo, el club valenciano es el tercer peor equipo de la Liga con 32 goles recibidos. El meta Rubén Martínez, que jugó los primeros quince encuentros ligueros, recibió veintisiete goles, mientras que a Diego Mariño, que ha disputado los últimos cuatro partidos, le han marcado cinco dianas.

Precisamente el único futbolista de la plantilla que todavía no ha debutado este curso es el portero Jesús Fernández. En el capítulo opuesto está el defensa Toño, que con dieciocho partidos completos es el más utilizado seguido por Víctor Camarasa, que ha participado en todos los de la primera vuelta pero en cuatro como suplente, y por el central Zou Feddal, con dieciséis partidos completos.

El Levante, además, tiene decidido que va a reforzarse en este mercado de invierno, al margen del fichaje del delantero colombiano Mauricio Cuero, procedente del Banfield argentino, que completó en noviembre y que tras pagar 3,2 millones de euros se convirtió en la contratación más cara en la historia de la entidad valenciana.

En la Copa del Rey tampoco ha mostrado mejor cara, ya que fue eliminado en la primera ronda ante el Espanyol tras empatar en el Ciudad de Valencia a uno y perder por 2-1 en la vuelta. EFE.

1005179