Compartir

Madrid, 10 ene (EFE).- El Córdoba, el Oviedo, el Osasuna y el Leganés cumplieron con sus compromisos y ganaron sus partidos en el final de la vigésima jornada de la Liga Adelante para seguir la estela del líder destacado, el Alavés, que el sábado no falló y sumó tres puntos tras vencer al Numancia.

Todos menos el Córdoba lograron sus victorias por la mínima, en partidos en los que sólo hubo un gol y en los que no hubo alardes de buen fútbol. Casi nadie se salvó de ponerse el mono de trabajo para conseguir ganar y dejar la zona noble de la clasificación prácticamente como estaba antes del inicio del fin de semana.

El más solvente de todos fue el Córdoba, que no tuvo ningún problema para deshacerse del Mallorca, que, tras perder 3-1, no salió de los puestos de descenso. El cuadro balear forjó su derrota en una primera parte errática en la que el conjunto andaluz marcó dos goles en los primeros 25 minutos.

Los tantos de Florin Andone y Francisco Xisco sellaron el destino del Mallorca, que, aunque en la segunda parte intentó remontar, fue incapaz de hacer daño a un equipo bastante solvente que sentenció el choque con el gol de Sasa Markovic. Brandon Llamas maquilló el marcador, el Mallorca no levantó cabeza y el Córdoba es segundo.

El Oviedo fue el primero de los equipos que no permitió ninguna sorpresa a lo largo de la tarde. Inauguró la tanda de partidos recibiendo al Zaragoza y no falló en su intento por mantenerse en lo más alto de la clasificación.

El cuadro de Sergio Egea sobrevivió a un equipo muy cerrado y que se cerró demasiado confiando en sacar partido de algún contragolpe que nunca llegó. Sólo en la segunda parte, tras el gol al filo del descanso de Toché, adelantó sus líneas para intentar rescatar un punto del estadio Carlos Tartiere.

Sin embargo, el Zaragoza apenas disfrutó de dos disparos poco peligrosos de Alfredo Ortuño y el Oviedo sólo tuvo que aguantar el resultado para sumar tres puntos importantes para mantenerse en la tercera posición a cuatro puntos del líder, el Alavés.

También ganó su partido Osasuna, que sufrió para doblegar al Huesca a domicilio. El conjunto aragonés, que lucha por no descender, vendió cara su derrota y los hombres de Enrique Martín sacaron el duelo adelante con un gol de Kenan Kodro en la primera mitad gracias a un disparo cruzado desde la frontal del área del balcánico.

El delantero osasunista volvió a ser titular después de recuperar ese estado la jornada anterior y su olfato fue suficiente para que su equipo consiguiera tres puntos que le sitúan en la quinta posición. Sin embargo, todo el trabajo navarro pudo irse al traste si el Huesca, que roza la decimonovena plaza, no hubiese fallado una ocasión clarísima en el último suspiro.

El Leganés logró exactamente el mismo resultado en Palamós frente al Llagostera en un partido en el que pudo lograr un marcador más abultado. Desde el tanto de Rubén Peña al principio del choque, el equipo madrileño pudo marcar en varias ocasiones en las que no tuvo acierto para sentenciar el duelo.

Eso pudo costarle un disgusto tras la expulsión con roja directa en el minuto 80 de Pablo Insúa. Durante el tramo final, el Llagostera tuvo alguna ocasión para sorprender a su rival, que al final aguantó y es sexto en puestos de eliminatorias de ascenso a la Liga BBVA.

El 0-1 también lo firmó el Albacete en su visita al estadio del Bilbao Athletic en uno de los duelos de la jornada para evitar el descenso. El filial del Athletic se llevó un jarro de agua fría tremendo con un gol en el descuento de Adrián Gómez, que resolvió una jugada llena de rebotes dentro del área de la portería que defendió Remiro.

El oportunismo de Gómez sacó al Albacete de los puestos de descenso y hundió un poco más a su rival. Los chicos de Cuco Ziganda siguen últimos a seis puntos de distancia de la salvación que marca el Huesca.

En el estadio de El Toralín, el Tenerife, bajo una fuerte lluvia, cogió aire y distancia respecto a la zona peligrosa de la tabla a costa del Ponferradina. De nuevo, el 0-1, volvió a lucir en el marcador y el autor del tanto, Nano, provocó un resultado injusto por las ocasiones de las que disfrutaron los hombres de José Manuel Díaz.

Fruto de la falta de acierto local, el club leonés sufrió su segunda derrota consecutiva y se atasca en la tierra de nadie de la Liga Adelante: es duodécimo a seis puntos de las posiciones que dan derecho a disputar las eliminatorias de ascenso. EFE